Trump felicita a militares por bombardeo a Siria

El primer ministro ruso Dmitri Medvedev en una reunión en una base militar en la Tierra de Alexandra en las islas árticas remotas de Tierra de Francisco José Rusia 29 de marzo 2017

Washington advierte sobre nueva intervención militar en Siria

Rusia denunció ayer en la ONU que el reciente ataque de Estados Unidos en Siria es un "acto de agresión ilegítimo" y advirtió de las consecuencias "extremadamente graves" para la estabilidad internacional que pueden tener esas acciones.

El Gobierno de Siria niega toda implicación en el incidente que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) causó 84 muertos y 545 intoxicados el 4 de abril.

Añadió que, el Gobierno de los Estados Unidos culpa a Siria de arrojar armamento químico.

También luego de que la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que no existe solución política alguna para el conflicto en Siria "si el presidente Bachar el Asad continúa en el poder" y ha expresado que las autoridades estadounidenses están dispuestas a "hacer algo más" al respecto, informó el diario español El País.

El ataque de este sábado ocurre después de que Washington profundizara su participación militar en Siria, con el disparo desde buques de guerra de unos 60 misiles desde el Mar Mediterráneo contra una base aérea del ejército sirio en la provincia de Homs.

El presidente de EU defendió la operación quirúrgica bajo la lógica del castigo al régimen sirio por el "horrible ataque químico contra civiles inocentes".

Para el premier ruso, Dimitri Medvedev, el ataque en Siria prueba la "extrema dependencia" de la administración Trump de la opinión de las élites políticas que el magnate criticó en su discurso inaugural. Trump aseguró que las fuerzas de Al-Assad lanzaron un terrible ataque con armas químicas desde esa instalación a principios de semana.

El presidente de los EEUU utilizó su cuenta en la red social Twitter para saludar a los uniformados por "representar" a su país y al mundo.

Hace dos días, Estados Unidos atacó con 59 misiles de crucero Tomahawk la base siria de Shayrat desde donde supuestamente se lanzaron los ataques aéreos con armas químicas del martes contra la localidad de Jan Shijún, donde al menos 87 personas murieron, de acuerdo a datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

"Estados Unidos tomó anoche un paso muy calculado".

La OTAN consideró el bombardeo estadounidense como una reacción al ataque químico que atribuye al Ejército sirio.

Ahora Trump hace algo que los demócratas no se atrevieron a hacer: bombardear directamente al gobierno sirio, el cual, aunque muchos cuestionen, detenta la representación oficial internacional de Damasco en las Naciones Unidas.

Estados Unidos no solicitó autorización al Consejo de Seguridad ni al Congreso estadounidense, y el ataque con misiles no fue en defensa propia.

Otras noticias