Argentinos protestan por fallo que favorece a ex represores

La expresidenta de Argentina Cristina Fernández cuestionó este miércoles el fallo de la Corte Suprema que aplicó el 2×1 en un caso de lesa humanidad y denunció que la administración de Mauricio Macri tuvo que ver con la votación.

En su defensa salió el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien afirmó: "Si Macri no habló antes fue porque no se quiso meter con otros poderes", luego de destacar que la nueva ley para limitar la aplicación del 2×1 que sancionó el Congreso "fue una iniciativa del oficialismo".

Apenas unas horas después, el Senado ratificó, también con pleno consenso, una ley que establece que el beneficio del 2×1 "no es aplicable a conductas delictivas que encuadren en los delitos de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra según el derecho internacional".

El segundo, que ese artículo "será aplicable sólo a aquellos casos en los que el condenado hubiera estado en prisión preventiva durante la vigencia de la ley", es decir, entre 1994 y 2001.

Muiña fue condenado a 13 años de prisión por delitos de lesa humanidad contra detenidos en el centro clandestino conocido como "El Chelet", que funcionó en el Hospital Posadas, en el oeste del conurbano bonaerense, durante los primeros años de la dictadura cívico-militar.

"Si (una decisión) fue tomada de buena fe, lo que corresponde es respetar la opinión diversa", indicó Pinedo, para quien "definitivamente hubo buena fe" de parte de los magistrados Elena Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz que votaron a favor de la sentencia. Y si algo hace juego con este Gobierno es precisamente el Poder Judicial.

En ese sentido, Macri felicitó al Congreso por la "serenidad" con la que comenzó a resolver el "vacío legal" que dejó la "desafortunada ley", respecto a la cual, según dijo, "siempre" estuvo en contra.

La decisión que el tribunal supremo del país sudamericano tomó la semana pasada -y que se fundó en una ley derogada hace más de quince años- generó amplio rechazo y fue cuestionada por prácticamente todo el arco político, luego de que cientos de condenados pidieron el beneficio. Una multitud desbordó la Plaza de Mayo.

"Hay poco o mucho que decir sobre esta manifestación multitudinaria", expresó a los medios tras el acto y visiblemente emocionada Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien subrayó que la manifestación no nació de "ningún tipo de partidismo", sino del repudio popular a la "barbaridad que se mandó la Corte Suprema".

Latest News