Emmanuel Macron asumió la presidencia de Francia

AnálisisMacron lo fácil queda atrás

AnálisisMacron lo fácil queda atrás

Macron, quien no se presentó candidato en las elecciones anteriores y quien logró eliminar a los candidatos de los partidos tradicionales de centro de Francia, gobernará el país hasta 2022.

El presidente galo más joven (39 años) en la historia, afirmó que Europa "lleva por el mundo nuestros valores" y señaló que "Francia es fuerte cuando es próspera".

"Buena suerte", le susurró a Macron, quien fue su delfín político y ministro estrella, al momento de despedirse.

Como primeras actividades del nuevo presidente, sobresalen una visita mañana a Berlín para reunirse con la canciller federal alemana, Angela Merkel, y un desplazamiento para sostener un encuentro con tropas francesas que se encuentran movilizadas en Iraq. "El mundo y Europa necesitan hoy más que nunca una Francia fuerte y segura de su destino, que porte la voz de la libertad, que sepa inventar el futuro", agregó.

Ante el Elíseo, unas docenas de seguidores ondearon banderas tricolores de Francia y azules de la Unión Europea a la llegada del nuevo presidente.

Al final de la ceremonia, 21 salvas de cañón fueron disparadas en honor al nuevo Presidente desde el Palacio de los Inválidos, en la otra orilla del río Sena.

Así, asume el Presidente francés más joven de la historia, un europeísta convencido y liberal, en un contexto que, tras la salida del Reino Unido, Francia será la única potencia nuclear de la Unión Europea, la segunda economía más grande después de Alemania, y miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Frente a los "excesos" del mundo, "necesitaremos una Europa más eficaz, más democrática, más política, pues es el instrumento de nuestra fuerza y de nuestra soberanía", aseguró delante de los cientos de invitados en la sala de Fiestas del Elíseo para la ceremonia de investidura.

Posteriormente, Macron se dirigió a los Campos Elíseos sobre un vehículo militar descubierto y avanzó hasta el Arco de Triunfo, donde puso una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido.

El socialista, de 62 años, terminó su mandato de cinco años como uno de los jefes de Estado más impopulares de Francia, dejando detrás de sí un escenario político complejo.

Hundido en los sondeos tras un mandato marcado por la violencia yihadista, Hollande decidió en diciembre renunciar a presentarse a la reelección.

Ese nombramiento es un ejercicio particularmente delicado para alguien que ha revolucionado el paisaje político francés como él, que no tiene un partido político con presencia en las instituciones, y que para poder poner en práctica la política que ha prometido necesita conseguir una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas del próximo mes de junio.

De la anterior gestión hereda un país muy dividido, con desafíos como la lucha contra el desempleo y el terrorismo.

Macron recordó las acciones más destacadas de cada uno de los siete presidentes franceses que le precedieron en la actual Quinta República francesa y anunció que la "innovación estará en el corazón" de su gobierno.

Otras noticias