Javier Valdez había recibido amenazas de muerte

México, tercer país más peligroso del mundo para los periodistas

Periodistas mexicanos protestan contra crímenes

"En semanas recientes recibió amenazas de un calibre diferente al acostumbrado", reveló el diario al señalar que Valdez viajó hace 15 días a la capital para entrevistarse con directivos del rotativo y del Comité para la Protección de Periodistas.

Una línea es "un presunto robo del vehículo" del periodista "y otra línea de investigación que se consigna de manera primordial en nuestras hipótesis es precisamente derivada de la labor periodisítica de Javier Valdez", dijo a Aristegui Noticias Juan Ríos, fiscal de Sinaloa. Ambos fueron atacados la noche del lunes por desconocidos armados.

Valdez Cárdenas se entregó a la pasión de relatar la forma en que el narcotráfico iba percudiendo una sociedad cada vez más desolada, crítico y amoroso a la vez, y sus letras no sólo lo colocaron en el umbral de la admiración del gremio periodístico, sino también en la mira de quienes se sintieron amenazados: "Javier fue asesinado en Culiacán". "Lo mataron con saña", escribió el semanario.

Comunicó que, de acuerdo con las evidencias, se trató de un ataque directo contra el comunicador, de 50 años, al cual le dispararon en 12 ocasiones y con dos tipos de armas cortas. No tenemos ninguna duda: "quien ordenó el crimen pidió a los sicarios que se aseguraran del objetivo".

La AFP, a través de su directora de la información Michele Leridon, lamentó el asesinato de Valdez, que siempre hizo gala de "una extrema valentía".

En un mensaje en su cuenta de la red social Twitter afirmó: "Reitero nuestro compromiso con la libertad de expresión y prensa, fundamentales para nuestra democracia".

Morales apuntó que en México en el 2016 más de 20.000 personas murieron mediante actos de violencia, e indicó que México es el tercer país más peligroso para ejercer el periodismo. Es decir, permanecen en la impunidad.

Un grupo de periodistas colgaron una bandera negra y baleada de México en la entrada de la Segob como representación del luto en el que se encuentran por la muerte de todos los periodistas, quienes, además, sus muertes han quedado impunes ante la falta de justicia por parte del Gobierno de la República.

El asesinato de Valdez redobló la presión sobre el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien el lunes ordenó una "investigación de este indignante crimen". Hubo protestas similares en Guadalajara, capital de Jalisco, frente a la sede de la fiscalía general con fotos de periodistas asesinados y desaparecidos; en Sinaloa, donde trabajaba Valdez; en Baja California y en Veracruz.

Otras noticias