Nueva política de EU sobre Cuba exacerbará desafíos para la isla

Una faena redonda

Compartir

Una faena redonda Compartir

"Protesto ante el Gobierno de Estados Unidos por este descaro y lo emplazo a confirmar o desmentir si estos terroristas que he mencionado estuvieron al lado o no del presidente Trump", dijo en una rueda de prensa en Viena el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez.

La firma sostuvo que las medidas de Washington fueron reveladas en momentos en que Cuba afronta desafíos en su balanza de pagos y liquidez por un menor respaldo de su aliado Venezuela.

El restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos fue un factor clave para la dinamización de la microeconomía de la isla, pese a que el expresidente Barack Obama no logró que el Congreso de su país levantara el "embargo", medida que prohíbe que empresas norteamericanas hagan negocio con Cuba y que las que lo hagan con ese país no lo puedan hacer con Estados Unidos.

El canciller dijo que Trump "está mal asesorado" y que toma decisiones que "sólo favorecen intereses mezquinos de una envejecida y extremista minoría de origen cubano y de un puñado de políticos", en referencia a los sectores más duros del exilio en Miami.

El canciller cubano afirmó que las palabras de Trump sólo refuerzan el patriotismo de Cuba, su dignidad, y la decisión de los cubanos por defender la independencia nacional.

Cuba protestó este lunes por el "descaro" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al rodearse de "terroristas" el viernes en Miami para anunciar el endurecimiento de la política de su país hacia Cuba, en un "grotesco espectáculo salido de la Guerra Fría". Respecto a su loable empeño de promover los derechos del pueblo cubano y su libertad de expresión, cabe preguntarse por qué en su reciente visita a Oriente Medio el mandatario obvió estas mismas violaciones en Arabia Saudí.

Manifiesta el texto que Cuba le da una lección a EE.UU., pues a pesar del infame bloqueo, respeta los derechos humanos de primera y segunda generación y ha ratificado más del doble de los instrumentos internacionales sobre el tópico que los suscritos por Washington.

Como ya es habitual en los anuncios públicos del mandatario, tras el tono hostil y los amagos de un viraje drástico hubo una esencial continuidad con la situación existente: se mantienen las relaciones diplomáticas al nivel de embajadores, así como los vuelos comerciales directos y el arribo de cruceros; sigue abierto el flujo de remesas, no hay cambios en la política migratoria, y todavía se permiten los vínculos de negocios con el sector denominado cuentapropista.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

"Los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá, soberanamente, el pueblo cubano, únicamente el pueblo cubano, como siempre lo ha hecho".

Latest News