Según el Indec, la inflación del mes de julio fue de 1,7%

Llega inflación a 6.44% en julio

Inflación suma un mes más al alza; llega a 6.44% anual

Como si fuera poco, el brusco ascenso del dólar en las últimas semanas no pegó en julio pero sus efectos podrían sentirse este mes.

El organismo no informó el dato anualizado ya que desde la puesta en marcha del índice nacional no transcurrieron doce meses, aunque sí comunicó que en el gran Buenos Aires la inflación fue del 21,5% en un año. Si se mira la inflación subyacente, en tanto, la tasa anualizada es de 23,9%.

El Gobierno admitió que no cumplirá el objetivo.

La inflación de julio fue impulsada principalmente por precios regulados (+2,3%), con alzas puntuales en combustibles, prepagas y cigarrillos, entre otros.

Los energéticos, así como los alimentos, bebidas y tabaco, destacaron como los principales impulsores del aumento en el nivel de precios, ya que apuntaron las mayores incidencias anuales. "La variación implícita en las estimaciones del REM del BCRA era de 1,9%". "Lo negativo es que la inflación núcleo sigue anclada en 1,8% mensual, un equivalente a una tasa anualizada del 22,7%", agregó.

"La inflación estuvo levemente por debajo de lo esperado", coincidió Ramiro Castiñeira, de Econométrica. Para agosto, las perspectivas son una décima más baja (1,5%).

Incluso la medición del IPC Congreso (que en realidad realizan las consultoras privadas y promedian los diputados) fue del 2,1%.

La distribución regional de la inflación mostró una dispersión de 0,3 puntos porcentuales, con un pico de 2% en el área Pampeana y entre 1,3% y 1,5% en el Noreste, Noroeste, Cuyo y Patagónica.

Por su parte, los analistas del grupo financiero Ve por Más, reconocieron que el índice de precios superó las expectativas en función de un mayor incremento a lo esperado del componente de frutas y verduras, mismas que han mantenido su tendencia alcista e, incluso, no descartaron que hayan incidido en el precio de algunas mercancías alimentarias.

La apreciación del tipo de cambio en el año, que ha sido de 15.5%, también ha contribuido a bajar la presión de costos para el sector productivo mexicano. Los registrados acumularon una suba de 13,4%, mientras que para los trabajadores informales el aumento fue de 12,6%; casi un punto menos. En segundo lugar, la inflación de la fabricación de insumos y acabados textiles fue del 5,88% en el séptimo mes del año. Pero esto sólo parece cierto mirando la realidad de forma recortada: si comparamos el poder de compra del salario actual con el momento de mayor desplome del mismo, es decir después de los primeros meses de medidas ajustadoras de Macri, podemos encontrar que el salario está mejorando en términos de poder adquisitivo.

Latest News