Alemania llama a China a aumentar la presión sobre Corea del Norte

Donald Trump, y al líder norcoreano Kim Jong Un en una estación de tren en Seúl 9 de agosto de 2017

Corea del Sur y Japón, dispuestos a responder a posible ataque norcoreano a Guam

Según el diario, China debería ser neutral en el caso de que sea Corea del Norte -de la que fue aliada en la Guerra de Corea- la primera en atacar, y si en cambio es Estados Unidos el que decide dar el paso, el régimen chino tendría que hacer todo lo posible por impedirlo.

El director de la CIA, Mike Pompeo, dijo el domingo que Corea del Norte desarrolla "a ritmo alarmante" su capacidad para lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos, pero relativizó la inminencia de una confrontación militar con Pyongyang.

Las amenazas bélicas de Pyongyang incrementan en otro peldaño una escalada verbal con Washington que arrancó el lunes, cuando el régimen amenazó con un ataque en represalia por la campaña estadounidense para que la ONU apruebe sanciones económicas, que buscan recortar en un tercio las exportaciones norcoreanas.

Durante las elecciones pasadas repetí una y otra vez que Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y menos para tener los códigos de nuestras armas nucleares. Xi Jinping instó a ambos bandos a evitar las palabras o acciones que puedan empeorar la crisis.

Pero Pyongyang amenaza a menudo con transformar Seúl en un "mar de llamas", y son cada vez mayores las dudas sobre la voluntad real de Washington de defender Corea del Sur aun a riesgo de poner en peligro algunas ciudades estadounidenses.

"La solución militar está completamente preparada, asegurada y cargada, en el caso de que Corea del Norte actúe de manera insensata". Ha habido "amenazas directas del uso de la fuerza", dijo Lavrov, citado por la agencia estatal de noticias TASS.

Los contactos involucran principalmente a Joseph Yun, enviado de Estados Unidos para la política de Corea del Norte, y Pak Song Il, un diplomático norcoreano de alto rango en la misión de Naciones Unidas en el país asiático de acuerdo con funcionarios estadounidenses y otros informados sobre el proceso, que hablaron en condición de anonimato.

En esa oportunidad, Corea del Norte informó que estaba lanzando un satélite de telecomunicaciones, pero Washington, Seúl y Tokio estimaron que Pyongyang estaba probando un misil balístico intercontinental. Se ubica a unos 3.400 kilómetros de distancia de Corea del Norte y aloja una importante base del Ejército norteamericano por su situación geoestratégica: la puerta de entrada a perlas del pacífico como Corea y Taiwan.

En la fase 3, serían lanzados unas bombas estratégicas y un limitado número de B-1s y B-52s tanto desde EE.UU. como desde la isla estadounidense de Guam (ubicada en el Pacífico occidental) para atacar objetivos específicos tales como bunkers y sitios subterráneos en Corea del Norte.

"Está claro que es hora de que todas las partes se concentren en formas de reducir las tensiones", dijo por su parte Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU Antonio Guterres. Los buques están armados con misiles Tomahawk con fines ofensivos y el sistema de defensa antimisiles Aegis que podría utilizarse para interceptar lanzamientos de Corea del Norte.

Latest News