Maduro denuncia a subordinados de EEUU y pide reunión con Trump

Nicolás Maduro y Adán Chávez

Maduro denuncia a subordinados de EEUU y pide reunión con Trump

El canciller aseguró que Venezuela no puede ser objeto de medidas como las tomadas por el país del norte, porque "nadie tiene moral" para dichas sanciones y "no la reconocemos".

El pasado 31 de julio, los Estado Unidos también impuso sanciones económicas al presidente Nicolás Maduro, por no haber suspendido la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, mecanismo contemplado en la Constitución y planteado como una solución a la violencia impulsada por la derecha y que hasta el momento ha dejado más de 100 muertos, miles de heridos, y daños a bienes públicos y privados.

Hasta ahora el Tesoro no ha aplicado sanciones directas al sector petrolero, el núcleo de la economía venezolana.

En otra parte de sus declaraciones, Maduro solicitó al canciller, Jorge Arreaza, gestionar una reunión con el mandatario estadounidense, Donald Trump, para conversar sobre Venezuela.

"El presidente Maduro juró en esta Asamblea Constituyente ilegítima para afianzar aún más su dictadura y continúa estrechando su control sobre el país", dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin en el comunicado difundido este miércoles.

"El desprecio de este régimen por la voluntad del pueblo venezolano es inaceptable, y Estados Unidos estará con ellos en oposición a la tiranía hasta que en Venezuela se restaure una democracia pacífica y próspera", añade.

Estados Unidos sancionó en la víspera a ocho funcionarios del Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, entre ellos el hermano del expresidente Hugo Chávez, Adán Chávez, según anunció de Departamento de Tesoro estadounidense.

La Casa Blanca ha admitido que sopesa cruzar un umbral e imponer por primera vez sanciones sectoriales a Caracas. Los Estados Unidos sancionaron previamente a 13 personas asociadas con el régimen, incluyendo a Simon Zerpa, vicepresidente de finanzas de Petróleos de Venezuela, la petrolera estatal.

El martes, 17 países de la región, entre ellos Argentina, Brasil, Canadá, Chile y México, se reunieron de forma urgente en Lima y condenaron formalmente la "ruptura del orden democrático", diciendo que no reconocerán ninguna acción tomada por la "ilegítima" Asamblea Constituyente.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, utilizó un lenguaje similar.

Latest News