Angustiante vigilia por una niña atrapada bajo un edificio en México

Angustiante vigilia por una niña atrapada bajo un edificio en México

Angustiante vigilia por una niña atrapada bajo un edificio en México

"Creo mucho en Dios, y si Dios me quiere compartir otro rato a mi hija, es el mejor regalo de la vida, y si no, me la compartió siete años maravillosos que me hizo muy, muy feliz", dijo emocionada Adriana, la madre de la niña que intenta ser salvada.

El doctor Pedro Serrano, voluntario en el lugar, logró colarse entre la pila de escombros y llegó hasta un aula, pero encontró a todos sus ocupantes muertos. Los expertos dan 72 horas en promedio para que sobreviva una persona en los escombros, aunque en México, en el devastador sismo de 1985, la resistencia humana rompió expectativas.

El colegio privado Enrique Rebsamen, en el sur de la ciudad, ha sido el gran emblema de la tragedia en México, con cadenas televisivas y grandes coberturas mediáticas, especialmente tras la noticia de "Frida Sofía", una niña que estaba atrapada en los escombros, situación que fue desmentida por las autoridades.

Pasaban más de 24 horas, la noche volvía a caer y aunque milagrosamente se había establecido contacto con otra niña atrapada en los escombros (ver nota principal), avivando las esperanzas de madres como Fargo, la tarea se complicaba pues la estructura amenazaba con derrumbarse.

"Logramos entrar a un salón colapsado, vimos unos sillones, unas mesas de madera, y de allí lo primero que encontramos fue una pierna".

Todos los socorristas, militares y civiles trabajan bajo la luz de generadores, pero la búsqueda se complicaba debido a que la escuela, que de tres pisos se redujo a uno, amenaza con colapsar por completo en cualquier momento.

Lorenzo Córdova, presidente del instituto nacional electoral, dijo en un video enviado en Twitter que el organismo considera que "existen mecanismos jurídicos viables para que puedan destinar los recursos que reciben del Estado para apoyar a los damnificados".

Parte de una escuela secundaria local, el Instituto Morelos, se derrumbó, pero la directora del centro, Adelina Anzures, dijo que el simulacro organizado por la mañana había venido bien. Alrededor de su pequeño ataúd había un crucifijo e imágenes de la Virgen de Guadalupe. El movimiento tuvo 51 kilómetros de profundidad.

El terremoto parecía no estar relacionado con el temblor de 8,1 grados de magnitud registrado el 7 de septiembre en el sur del país, que también se sintió en la capital mexicana y dejó 90 fallecidos.

Latest News