Fumadores tienen más riesgo de padecer artritis reumatoide

Los pacientes con artritis reumatoide sufren consecuencias físicas y psicológicas.  Shutterstock

Shutterstock Los pacientes con artritis reumatoide sufren consecuencias físicas y psicológicas

"La enfermedad avanzó. Me daban dolores terribles que me inmovilizaban en plena calle", compartió Sofía, paciente a la que le diagnosticaron artritis reumatoide juvenil y que hoy tiene movilidad limitada en el brazo izquierdo debido a la enfermedad.

Los daños en articulaciones asociados con la artritis reumatoide representan más de 35 por ciento de la discapacidad generada por este padecimiento.

En el caso de la AR en México, se estima que el costo médico directo mensual en dólares es de $2,334 y el gasto de bolsillo del paciente es de $610.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria sistémica crónica que se caracteriza principalmente por la inflamación del revestimiento o membrana sinovial de las articulaciones.

El laboratorio Abbvie quien produce uno de estos biofármacos, señaló que en México, se estima que la artritis reumatoide afecta a 1.6 por ciento de la población, principalmente al grupo etario con mayor capacidad laboral y productiva, sin mencionar la disminución en su calidad de vida.

Del total del ingreso familiar, 15 por ciento o más se destina a gastos por esta enfermedad, lo que se llega a considerar como gastos catastróficos en la economía familiar.

Hacer un diagnóstico temprano también es muy importante para que los pacientes no presenten daños severos en las articulaciones; asimismo, que los médicos "estén al tanto de que existen tratamientos biotecnológicos", subrayó la especialista.

Incluso los especialistas señalan que esto puede ser un factor más determinante que la misma herencia: "muchos pacientes nos preguntan en el consultorio si la artritis reumatoide es una enfermedad hereditaria que vayan a padecer inexorablemente sus hijos". Sandra Carrillo, Especialista en Reumatología en el Hospital Primero de Octubre del ISSSTE. El diagnóstico correcto, el tratamiento precoz, los biotecnológicos y otros factores han desencadenado una auténtica revolución en el tratamiento de esta enfermedad.

Actualmente las personas con AR cuentan con alternativas terapéuticas que se enfocan en: controlar el dolor, reducir la inflamación, detener o retrasar el daño articular y mejorar las funciones y el bienestar del paciente.

De acuerdo con la Médica Reumatóloga María Constanza Latorre, los síntomas más significativos de la AR son: dolor e inflamación de las articulaciones, especialmente en las mañanas después del reposo prolongado (el sueño en la noche), y particularmente en manos y pies, y tiende a mejorar con la actividad física, generalmente acompañada de sensación de rigidez, que mejora en el transcurso del día.

El tratamiento para la artritis reumatoide se basa en terapia ocupacional para aquellos pacientes que experimentan limitación funcional a través de ejercicio dinámico y la hidroterapia.

Latest News