Encontraron enterrada a una adolescente buscada hace 15 años

Encontraron enterrada a una chica que estaba desaparecida hace 15 años

Encontraron enterrada a una adolescente buscada hace 15 años

"A mi me tienen que matar para que deje de buscar a mi hija".Y el caso se terminó resolviendo luego de que la causa se reabriera hace unos meses.

Luisa, la madre de Mariela Giselle Tasat.

Su familia puso una denuncia, pero la investigación sólo duró dos semanas y luego fue archivada. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Lanús y permaneció como NN hasta esta semana.

En un momento el teléfono sonó y Javier entró para atender.

Anoche, la hermana de Mariela expresó su dolor y bronca en la cuenta de Facebook de Luisa: "No hicieron nada, dejaron pasar 15 años de soledad, dolor, de ilusión porque nunca perdimos las esperanzas de encontrarla viva (...) Mi hermana no tuvo el velorio y un entierro digno por culpa de un Estado que no hizo su trabajo". Mariela estaba desaparecida y no había ningún rastro de ella. Fue sepultada el 9 de septiembre de 2002 a sólo quince cuadras de su casa.

La causa se reabrió recién hace unos meses, porque una fiscalía especializada en trata de personas pidió una actualización.

Como primera medida pidió informes a todos los cementerios y las morgues de la zona y a partir de eso comenzó a unir los cabos sueltos.

La fiscal Giorgi avanzó. Hace dos dìas se llevó a cabo la exhumación en el cementerio para relevar la evidencia.

La Justicia logró identificar a la joven tras un análisis dactiloscópico que probó por medio de una huella en el pulgar derecho que se trataba de Mariela.

Una nota de Clarín publicada el domingo pasado recordó el caso de Mariela y la búsqueda de su mamá Luisa, junto a otras madres que todavía esperan y desesperan por saber qué pasó con sus hijas.

La chica, que soñaba con ser maestra jardinera y jugaba con sus peluches y los sentaba como si fuera un aula mientras les daba clases, que tenía su cama siempre preparada, en realidad había tenido un accidente en las vías del tren Roca el mismo día en el que no se supo más de ella.

Trasladada a un hospital vecinal y luego al hospital Fiorito de Avellaneda, la joven falleció dos días más tarde y, así como fue atendida sin identificación alguna, fue posteriormente enterrada.

Hoy sus familiares piensan en darle una despedida y creen que la dolorosa noticia permitirá que las heridas empiecen a sanar.

Latest News