El Líbano da una semana a Arabia Saudita para regresar a Hariri

Reunión entre el rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud y el ex primer ministro libanés Saad Hariri 6 de noviembre de 2017

Reunión entre el rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud y el ex primer ministro libanés Saad Hariri 6 de noviembre de 2017

El jefe de Hezbolá acusó el viernes a Arabia Saudita de tener "detenido" al primer ministro libanés Saad Hariri, que anunció su dimisión la semana pasada, y de haberle pedido a Israel, archienemigo del movimiento chiita, que ataque Líbano.

La renuncia forzada de Hariri ha generado masivas denuncias de El Líbano y de otros países que también señalan una conspiración detrás del hecho: por parte de la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por un lado; del régimen israelí, por otra; y de la nueva Administración de Arabia Saudita, liderada por el príncipe heredero Mohamad bin Salman.

El presidente libanés Michel Aoun exhortó a Arabia Saudí a aclarar por qué Hariri no ha regresado, afirmando que "la opacidad en torno a la situación del señor Hariri arroja dudas sobre cualquier cosa que él diga o haga".

El primer ministro libanés, Hariri, anunció su renuncia mientras se encontraba de viaje en Riad, ciudad saudita donde permanece desde entonces.

Pese a que no se precisó el inicio del plazo perentorio, sí se señaló que en caso de no obtener respuesta, una vez terminado el periodo establecido, Aoun interpondrá una demanda ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) para clarificar qué pasa con Hariri.

"Está claro que Arabia Saudita y las autoridades sauditas han declarado la guerra a Líbano y a Hezbolá en Líbano", afirmó.

Khaled al Daher, diputado de Corriente Futuro, justificó la renuncia como una reacción a la "guerra política de Hezbollah contra Arabia Saudita".

Rusia expresó su preocupación por la situación en Líbano mediante un comunicado de la Cancillería, en el que apoya la soberanía, la unidad y la integridad territorial de Líbano y aboga por "la solución de todas las cuestiones de la agenda nacional por los propios libaneses sin intervención externa". El secretario general de la ONU, por su parte, dio cuenta de su "gran preocupación".

Líbano vivió de 1975 a 1990 una compleja y sangrienta guerra civil y apenas está cosechando los frutos de la paz.

Latest News