IA de póker gana un premio

Durante los últimos años, los robots y la inteligencia artificial han dejado de ser un tema de ciencia ficción. Las inteligencias artificiales, definidas como programas informáticos capaces de aprender por sí mismos, están más cerca de lo que nos pensamos, ya sea en un portal de internet como asistentes o incluso en un videojuego. Su evolución es tal, que ahora son capaces de imitar un comportamiento más humano e incluso de superarlo. Un ejemplo de ello es Libratus, la inteligencia creada por ordenador que ha conseguido ganar el premio de “Mejor uso de una IA” de la revista HPCwire.

Libratus, ideada por Toumas Sandholm, profesor de informática de la universidad Mellon de Pittsburg y Noam Brown, estudiante de doctorado de la misma facultad, ya apuntaba maneras cuando consiguió vencer a cuatro profesionales del póker en un torneo estadounidense. Esto ocurrió en el Casino Rivers de Pittsburg, cuando se celebró la competición “Cerebros vs. Inteligencia artificial”. En veinte días, jugaron unas 120.000 partidas de la modalidad de póker Texas Hold’em, para la que estaba Libratus especialmente programada.

La victoria de la inteligencia artificial pilló a los jugadores reales por sorpresa y posteriormente a un amplio número de expertos. El póker no es un juego que solo precise de esquemas matemáticos, como sería el caso del ajedrez, sino que también necesita que su jugador sea perspicaz. Brown comentó que su software estaba programado con las reglas del juego de cartas, pero que por supuesto era consciente de que en una partida real pueden existir faroles y demás factores externos. Aun así, Libratus fue capaz de asimilarlos y superarlos.

Como se puede observar en distintos campos, la inteligencia artificial no es un nuevo invento. Un ejemplo de ello son los casinos online, donde puedes enfrentarte a máquinas que simulan ser jugadores reales. La diferencia entre las IA a las que estamos acostumbrados y Libratus es el trabajo que hay detrás. Sandholm estudió durante doce años las distintas teorías de juegos que se aplicaban al póker y también creó junto a Brown otra IA llamada Claudico. La última no fue capaz de vencer a los humanos en unas partidas realizadas en el año 2015 pero sirvió como experiencia para crear a su sucesora.  

Estos avances tecnológicos, más allá de servir como fuente de entretenimiento, son la base para poder crear todo tipo de robots en un futuro cercano. Aunque ya existen algunos capaces de realizar acciones mecánicas y de atender al público, cuanto más inteligentes se vuelvan, más funciones podrá realizar. Próximamente, si su sistema de razonamiento supera al humano, estas máquinas quizás sean capaces de deducir respuestas de gran utilidad, como por ejemplo la cura de enfermedades que hasta ahora no tienen tratamiento.

 

 

Latest News