Ganar es lo que importa para Aaron Boone

Carlos Beltrán

Carlos Beltrán

Boone fue presentado el miércoles como sucesor de Joe Girardi.

Su dramático obús contra el nudillero Tim Wakefield, de los Medias Rojas, sólo es superado por el bambinazo de Bucky Dent que eliminó a Boston en 1978, el cuadrangular 61 de Roger Maris y el famoso y legendario jonrón que Babe Ruth habría pronosticado instantes antes de conectarlo en la Serie Mundial de 1932 en el Wrigley Field.

Boone no tiene experiencia como manager o coach en ningún nivel, pues después de retirarse de los diamantes en 2009, trabajó comentarista para la cadena ESPN desde la temporada pasada.

Boone fue el primero en admitir de inmediato que lo que será su primera experiencia como entrenador o piloto en el béisbol profesional era un "reto" único, pero muy difícil y complicado. "Ojalá pueda ganarme ese respeto pronto, y que puedan confiar en mí, que sepan que estoy velando por sus mejores intereses, y que sepan que sé de qué estoy hablando".

"Sin duda que tengo confianza en mis capacidades".

Boone, de 44 años, no podrá ocupar el número 19 con el que jugó en los Yankees de nueva York, pues está ocupado por el lanzador Masahiro Tanaka; sin embargo, lucirá el dorsal 17 en su franela, el mismo número que portó con Cincinnati y en Cleveland. Su abuelo, Ray, fue un estelar jugador de cuadro desde 1948 hasta 1960. Su hermano, Bret, fue un estelar camarero desde 1995 hasta el 2005 y jugó en tres Juegos de Estrellas.

Aaron Boone será además parte de apenas el tercer dúo padre-hijo en ser managers en las mayores.

Latest News