Estados Unidos dejó sin protección migratoria a más de 250.000 salvadoreños

Trump en la convención anual de la American Farm Bureau ayer

Trump en la convención anual de la American Farm Bureau ayer

En una nota, el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén agradeció a Estados Unidos por "este anuncio, el cual reafirma los fuertes lazos de amistad y de cooperación que mantienen como socios históricos".

El ministro, que dio una teleconferencia desde El Salvador a la prensa en Washington, anunció que su Gobierno trabajará ahora para conseguir que el Congreso de Estados Unidos apruebe una ley que dé protección permanente a estos salvadoreños "antes de marzo de 2019".

El portavoz insistió en que el periodo de 18 meses permitirá a los afectados "preparar su partida" a su país de origen o buscar otra manera de quedarse en Estados Unidos de manera legal.

El canciller manifestó que existen en la actualidad poco más de 195 mil ciudadanos salvadoreños bajo protección del TPS.

Un total de 263.282 salvadoreños se beneficiaron hasta finales de 2016 de este permiso, que les fue concedido en 2001 a quienes estaban en Estados Unidos tras los devastadores terremotos de enero y febrero de ese año y también fue otorgado años antes a quienes huyeron tras el estallido de la guerra civil del país. Ese número llegó en un momento a más de 260 mil, "pero hubo compatriotas que pasaron a otro estatus migratorio en Estados Unidos y otros que simplemente perdieron la protección".

Oficialmente viven en Estados Unidos 1,7 millones de salvadoreños, aunque estimativas extraoficiales apuntan que si se suman las personas que se encuentra en territorio estadounidense en forma irregular ese número ascendería a alrededor de 3,1 millones.

El Gobierno de El Salvador, la comunidad salvadoreña en Estados Unidos y activistas proinmigrantes venían batallado sin descanso en los últimos meses para el mantenimiento del TPS o al menos para su prórroga por seis meses, como el Gobierno hizo con el programa para los hondureños.

Por su parte, la embajadora de El Salvador en Washington, Claudia Canjura, dijo a periodistas que las autoridades estadounidenses ya habían explicado que el TPS era un programa de carácter temporario y que no sería posible seguir renovándolo después de 16 años.

El presidente del Comité Nacional Partido Demócrata, Tom Pérez, denunció el fin del TPS como "una decisión cruel y sin corazón de parte de un presidente cruel y sin corazón".

Por su parte, el senador demócrata Tim Kaine apuntó en un comunicado: "nuestro país siempre ha recibido y protegido personas que precisan de refugio, pero en un año hemos visto al gobierno de Trump pisotear estos valores al demonizar inmigrantes y refugiados". "La ausencia del Congreso en ese asunto afecta familias que tienen raíces en nuestro país". Otra vía por la que algunos podrán regularizar su situación es a través de sus esposos y esposas, si éstos son ciudadanos tienen residencia permanente o una visa que les permita dar protección a su pareja.

Ya el 7 de noviembre pasado el DHS decidió no renovar el TPS para unos 5.300 ciudadanos nicaragüenses, protegidos en Estados Unidos desde que el huracán Mitch arrasó su país en octubre de 1998.

Rodeados de inmigrantes procedentes de distintos países y que se sienten amenazados por las políticas migratorias tomadas por Estados Unidos desde enero de 2017, Contreras y otras organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes entonaron consignas contra el mandatario.

Latest News