ONU- DH fustiga hechos violentos en Acapulco, México

ONU- DH fustiga hechos violentos en Acapulco, México

ONU- DH fustiga hechos violentos en Acapulco, México

En un comunicado, el organismo indicó que colaboró con la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero para realizar las investigaciones en torno a lo sucedido en el enfrentamiento entre policías comunitarios y estatales en la zona rural de Acapulco y que cuenta con los elementos para asegurar que los elementos de seguridad vulneraron los derechos de pobladores y periodistas.

La ONU- DH emitió un comunicado en el que expresó su firme convicción en la existencia de violaciones a los DD.HH. cometidas por parte de las fuerzas de seguridad durante el operativo y manifestó su preocupación.

Se recibió incluso información sobre la comisión de actos de tortura y malos tratos, falta de respeto por el derecho a la defensa, fabricación de pruebas en contra de algunas personas detenidas, allanamientos sin orden judicial y condiciones indignas de detención.

Habitantes de la comunidad "La Concepción" en Acapulco, Guerrero, recuperaron las instalaciones de la Comisaría, que desde hace más de dos años mantenía en su poder el líder de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Marco Antonio Suástegui y que era el cuartel de esa Coordinadora, así como del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota.

En este sentido, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha denunciado las agresiones sufridas por las fuerzas de seguridad contra los periodistas, especialmente contra Bernardino Hernández, que tuvo que ser hospitalizado dada la gravedad de sus lesiones. Asimismo, es innegable que diversos periodistas fueron atacados por elementos de fuerzas policiales al cubrir los hechos y esto también debe ser investigado.

El organismo de Naciones Unidas denuncia así "la preocupante inacción de las autoridades para garantizar la protección de los periodistas que fueron amenazados mientras cubrían hechos posteriores a los enfrentamientos en la misma comunidad".

Resulta alarmante que, de acuerdo con la información recabada, el operativo no se llevó a cabo con base en los estándares internacionales sobre uso de la fuerza.

Jan Jarab, Representante de la ONU-DH en México, añadió que "todas las muertes deben ser investigadas, incluidas las que se produjeron durante el operativo policial, ya que de acuerdo a los estándares internacionales de derechos humanos, toda muerte producida por la actuación de funcionarios públicos debe ser investigada para esclarecer completamente sus circunstancias". "Únicamente una investigación, profesional, independiente, efectiva e imparcial podrá esclarecer los hechos y ofrecer justicia a las familias de las víctimas", ha afirmado. Al mediodía, el gobierno implementó un operativo donde policías estatales, ministeriales y militares, presuntamente asesinaron a tres policías comunitarios, detuvieron a 38 más y agredieron a nueve reporteros.

Sobre esta carta, en el comunicado de este jueves, Jan Jarab lamentó que el gobierno del estado presente "una narrativa de los hechos violatoria de la presunción de inocencia de las personas detenidas y no aporta ninguna garantía de que una investigación independiente e imparcial esté siendo llevada a cabo".

Desde el lunes personal de la ONU-DH comenzó a recabar testimonios de los pobladores, detenidos y familiares de los asesinados.

Latest News