Final de gira papal con contrastes entre Chile y Perú

Papa Francisco

Papa Francisco Papa Francisco

"Francisco condenó el feminicidio, habló a favor de los indígenas y denunció la corrupción política, pero será recordado por la defensa equivocada", dijo a The Associated Press Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos de la Universidad Virginia Commonwealth.

El lugar escogido para tratar la corrupción en Perú al final de su visita tampoco fue casual: una cita con la jerarquía católica del país en la capilla del Palacio Arzobispal de Lima, ubicado en una esquina de la Plaza de Armas -corazón político de Lima-, al lado de la Catedral, diagonal al Palacio de Gobierno y frente al municipio capitalino.

"Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer, si es el papa Francisco, vicario de Cristo que nos vino a ver", cantaron las 1.300.000 personas que acudieron a la misa de cierre, según estimó el vocero papal Greg Burke, en declaraciones a los periodistas que acompañaron al pontífice en la gira.

"La política está enferma, está muy enferma, al menos en América Latina".

La "decadencia" y la "corrupción" que azotan a la política en gran parte de la región, fueron temas que ya había abordado el viernes pasado en Perú, cuando el pontífice llamó a luchar contra el "virus" de la corrupción, que lo "infecta todo".

"El caso Odebrecht simplemente es una anécdota chiquita, el quid pro quo(intercambio), pero no del sano negociado político... sino del 'te tapo esto pero me tapas esto'", puntualizó.

Asimismo, el país es presa de escándalos de corrupción vinculados a la constructora brasileña Odebrecht y que han salpicado a los cuatro últimos gobiernos, incluido el de Kuczynski.

Francisco comparó a las monjas que esparcen chismes con "terroristas", asegurando que esta práctica es "peor que lo de Ayacucho hace años", en referencia a los años de actividad del grupo guerrillero Sendero Luminoso en Perú.

El Papa argentino también advirtió a los obispos que no deben descuidar la dirigencia de los pueblos.

Salió varias veces al balcón de la Nunciatura -donde se alojó- para orar y saludar a la multitud allí congregada noche y día. Un sondeo de la firma Datum publicado la última semana reveló que un 72 por ciento se manifiesta como católico, por debajo del 81 por ciento de hace más de una década.

Las únicas críticas o reclamos a Francisco, muy leves, llegaron de la izquierda, como por ejemplo de la ex candidata presidencial Verónika Mendoza, quien pidió en una carta abierta al papa que apenas tuvo difusión que no avalara el indulto que Kuczynski brindó al ex presidente Alberto Fujimori y que defendiera con más fuerza a la víctimas de abuso sexual en la propia Iglesia.

Latest News