SPD aprueba negociar coalición con Merkel

Angela Merkel y Martin Schulz

KAY Nietfeld DPA

- El líder socialdemócrata alemán, Martin Schulz, auguró hoy que las negociaciones para formar una coalición con el bloque conservador de la canciller Angela Merkel serán "duras" y subrayó que su objetivo es lograr un gobierno "estable" y "proeruopeo" que revitalice la UE. Compensó estas carencias su jefa del grupo parlamentario y exministra del Trabajo, Andrea Nahles, con un encendido discurso en que justificó el sí a otra gran coalición con la necesidad de actuar de "correctivo" al bloque conservador.

Reunidos en Bonn en un congreso extraordinario, Schulz lanzó un dramático llamado a los más de 600 delegados del Partido Socialdemócrata (SPD) para que den luz verde al inicio de conversaciones formales para otra gran coalición.

Sin embargo, buena parte de la militancia socialdemócrata consideraba que la formación necesita una cura de oposición y un giro a laizquierda para sobrevivir. En este contexto, manifestó su propósito de 'revisar' lo alcanzado a mitad de legislatura, si finalmente gobiernan con Merkel.

Por el congreso de Bonn desfilaron varios de los exjefes del partido -como Rudolf Scharping y Kurt Beck-, pero no el último canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, figura que despierta amores y odios por su línea centrista.

Esa derrota histórica llevó a Schulz a asegurar entonces que jamás entraría a una nueva coalición con Merkel, lo que dio el apoyo inmediato de la asociación juvenil del partido y de quienes preferían ser oposición durante cuatro años para lograr la renovación generacional y redefinir el perfil ideológico.

El voto es un gran paso para poner fin al atasco político que impide que se forme nuevo gobierno desde las elecciones de septiembre.

Justamente la extrema derecha fue uno de los principales fantasmas que recorrió el recinto del congreso partidario de Bonn.

"Para nosotros es importante que las negociaciones de coalición tengan como fruto un gobierno estable para Alemania", declaró Merkel, que el lunes se reúne con Schulz para fijar la agenda y empezar con las negociaciones formales de gobierno esta misma semana.

El ala izquierda del SPD aceptó su compromiso de luchar por esas mejoras en el curso de la negociación por un pacto de Gobierno, que de alcanzarse será sometido a una consulta entre el cerca de medio millón de militantes.

Aunque el poder de Merkel sigue intacto y no hay ningún dirigente que pueda hacerle sombra, la canciller deberá esta vez ceder en algunas áreas para emprender un cuarto mandato en compañía de los socialdemócratas, unos socios incómodos pero que son los únicos con los que puede gobernar.

Latest News