Diseñan una enzima que destruye el plástico y podría reducir la contaminación

Diseñan una enzima que destruye el plástico y podría reducir la contaminación

Diseñan una enzima que destruye el plástico y podría reducir la contaminación

Científicos de Reino Unido y Estados Unidos rediseñaron una enzima que come plástico y que en un futuro podría ayudar a paliar la contaminación.

Los investigadores hicieron el gran avance cuando estaban examinando la estructura de una enzima natural que se cree que se desarrolló en un centro de reciclaje de desechos en Japón, permitiendo que una bacteria degrade el plástico como fuente de alimento.

Este descubrimiento, en el que colaboró también el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NRLE) del Departamento de Energía de los Estados Unidos, puede llevar a una solución de reciclaje para millones de toneladas de botellas de plástico hechas de terftalato de polietileno (PET).

Conocida como Ideonella sakaiensis, esta bacteria parece comer exclusivamente un tipo de plástico conocido como Tereftalato de polietileno (PET), que se utiliza principalmente para botellas de plástico.

Los investigadores están ahora trabajando en la mejora de la enzima para permitir su uso industrial y así descomponer los plásticos en menos tiempo.

Científicos de la Universidad de South Florida y la Universidad de Campinas, en Brasil, hicieron modelos computarizados que mostraron otra enzima similar al PETase, conocida como cutinase, que se encuentra en hongos y bacterias.

"Esperábamos determinar su estructura para ayudar en la ingeniería de proteínas, pero terminamos yendo un paso más allá y accidentalmente diseñamos una enzima con un rendimiento mejorado para descomponer estos plásticos", dijo el investigador principal de NREL, Gregg Beckham.

"La casualidad a menudo juega un papel importante en la investigación científica fundamental y nuestro descubrimiento aquí no es una excepción", dijo el profesor John McGeehan, director del Instituto de Ciencias Biológicas y Biomédicas de la Facultad de Ciencias Biológicas de Portsmouth.

"Aunque la mejora es modesta, este inesperado descubrimiento sugiere que hay lugar para mejorar estas enzimas, aproximándonos a una solución para reciclar la cantidad cada vez mayor de plásticos que se desechan", indicó.

El profesor recordó que "todos podemos desempeñar un papel significativo" para hacer frente al problema de los plásticos, en especial la comunidad científica que debe usar "toda la tecnología a su disposición para desarrollar soluciones reales".

Latest News