Una luna de Júpiter, con los ingredientes suficientes para sustentar vida

Representación artística de Space

Representación artística de Space

La NASA anunció este lunes que un nuevo análisis de la información enviada por la sonda Galileo en 1997 reveló que hay evidencias de que en Europa existen géisers que emiten vapor de agua, lo cual alimenta la idea de que la luna de Júpiter albergue vida extraterrestre.

El descubrimiento, cuyos resultados han sido publicados este martes, ha sido posible gracias a que la misión espacial Galileo de la NASA, que fue lanzada en 1989 para estudiar Júpiter y sus lunas, voló a través de uno de las corrientes de agua de Europa.

"Los datos estaban ahí, pero teníamos que crear modelos sofisticados para darle sentido a lo observado", dijo Jia. Cuando la sonda descendió a una altitud de 250 millas, sus sensores se movieron con señales inesperadas de que los científicos no pudieron explicarlo en ese momento.

Basándose en lo que los científicos aprendieron al explorar las plumas en Encélado, una de las lunas de Saturno, y después de realizar varios estudios en tres dimensiones, concluyeron que en Europa también ocurre ese tipo de movimientos superficiales.

Si estos géiseres son comunes en Europa, las misiones de la NASA y de la Agencia Espacial Europea (ESA) podrían volar hasta allí y buscar señales de vida en un vasto océano subsuperficial que contiene el doble de agua que todos los océanos en la Tierra.

Si los géiseres siguen arrojando vapor el océano de Europa o de los lagos subterráneos, el Europa Clipper podría tomar muestras del líquido congelado y de partículas de polvo.

Este hallazgo, de hecho, es una buena noticia para el proyecto Europa Clipper, que volará cerca de esa luna a bajas latitudes.

Latest News