Planean llevar a los menores a bases militares

Considera alojar a menores migrantes

La secretaria estadounidense de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen testifica ante la Comisión de Seguridad del Senado. AP EL DIARIO

La Administración de Donald Trump está haciendo los preparativos para resguardar a niños migrantes en bases militares, según las comunicaciones del Departamento de Defensa citadas por el diario The Washington Post.

Cuatro instalaciones militares en Texas y Arkansas están siendo inspeccionadas de forma preliminar para evaluar si pueden servir como albergues para los niños, según una notificación enviada a personal del Pentágono obtenida por el periódico y confirmada por un oficial del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en inglés) el cual pidió permanecer anónimo.

Las bases se usarían para retener a menores de 18 años que crucen la frontera sin un familiar adulto o después de que el Gobierno les separara de sus padres.

Nielsen estaba testificando este martes en una audiencia en la Comisión de Asuntos de Seguridad Nacional y Gubernamentales del Senado, donde legisladores de ambos partidos plantearon sus preocupaciones sobre lo que ocurra a los niños inmigrantes que terminan bajo custodia del Departamento de Seguridad Nacional, que por ley transfiere a esos menores al HHS en dos días.

Asimismo, la agencia tiene espacio en la cama para albergar a 10 mil 571 niños en su red de 100 centros de cuidado de crianza.

La AFP intentó sin éxito recabar declaraciones de funcionarios del Pentágono y del Departamento de Salud.

El Gobierno de Estados Unidos aseguraron que las medida busca detener el fuerte aumento en el número de familias que cruzan la frontera ilegalmente, muchos de los cuales son centroamericanos buscan asilo.

La semana pasada, el secretario de Justicia, Jeff Sessions, había advertido que las personas que ingresen ilegalmente al país junto a sus hijos serán separadas de éstos.

"Si usted no quiere verse separado de su hijo no le haga atravesar la frontera ilegalmente". La agencia lleva a cabo verificaciones de antecedentes sobre patrocinadores potenciales para los menores, y en el 85 por ciento de los casos los niños son entregados a un padre o pariente que ya esté presente en el país. La administración de Barack Obama recurrió a estas instalaciones para hacer frente a la oleada migrante del verano de 2014, una crisis que obligó a enviar a más de 7 mil menores a bases de Oklahoma, Texas y California por varios meses.

Los críticos de la medida para separar familias denuncian que es una práctica cruel, afirmando que aflige un trauma adicional a las familias que huyen de sus vidas en Centroamérica. Para detenerlos, el Gobierno ha buscado implementar medidas de disuasión, como el envió de la la Guardia Nacional a la frontera.

Latest News