Bayer compra Monsanto por $us 63.000 millones

Díaz-Canel rejuvenece el estilo de gobierno en Cuba y prepara reformas

Díaz-Canel rejuvenece el estilo de gobierno en Cuba y prepara reformas

"J.P. Morgan ayudó a Bayer a procesar el pago del precio de compra de esta adquisición, la mayor en la historia de la empresa", dijo Bayer en un comunicado.

Según la autorización condicionada concedida por el Departamento de Justicia estadunidense, la integración de Monsanto en Bayer podrá iniciarse en cuanto la firma alemana haya completado la venta de activos de su negocio de semillas a la también alemana BASF.

Cuando comience la integración, Liam Condon, miembro del comité ejecutivo de Bayer, dirigirá Crop Science, el negocio de agroquímica combinado de las dos empresas.

Al lanzar la operación de compra, Bayer detalló su visión del planeta para 2050: un mundo con 10.000 millones de personas que alimentar y tierras cultivables limitadas y perturbadas por el calentamiento global. Para el consejero delegado de Bayer, Werner Baumann: "Alimentar a una creciente población mundial es un desafío a largo plazo al que queremos contribuir".

El gigante alemán de productos farmacéuticos compró a Monsanto por un estimado de 63,000 millones de dólares.

Hace pocos años atrás había siete grandes grupos agroquímicos, y hoy han quedado solo cuatro relevantes. Sobre un mercado mundial de agroquímicos y semillas de US$104.000 millones, la nueva empresa tendrá el primer lugar con un 26 por ciento. El eurodiputado francés Eric Andrieu de la Alianza Progresista señaló que "el modelo de desarrollo que encarna el futuro grupo está en las antípodas de la transición (.) hacia un modelo sostenible y respetuoso del medio ambiente".

Pero la operación es meramente cosmética: las marcas pertenecientes a Monsanto conservarán sus nombres, como Dekalb (semillas de maíz y colza), De Ruiter (semillas hortícolas) o Round Up, un controvertido herbicida acusado de ser nocivo para la salud.

Desde el futuro del glifosato, un herbicida muy cuestionado en Europa, hasta el de los OGM, el porvenir del sector depende en gran medida de las futuras políticas medioambientales y de seguridad alimentaria.

"Los continentes en pleno auge son África y América Latina", mientras que Estados Unidos y Asia "siguen desarrollando su agricultura con preocupaciones medioambientales", y Europa se distingue por su hostilidad ante los OGM, resumía el lunes el presidente de Bayer Francia, Frank Garnier.

El presidente del Consejo de Dirección del grupo alemán, Werner Baumann, subrayó que aspiran "a estar a la altura de la mayor responsabilidad que implica una posición de liderazgo en la agricultura y a profundizar nuestro diálogo con la sociedad".

Latest News