Despenalización del aborto: semana clave entre presiones y paridad de votos

Los impulsores de la iniciativa esperan alcanzar 62 firmas y así obtener el dictamen de mayoría. Hasta el momento, 119 legisladores se pronunciaron en contra, y 111 apoyan la despenalización del aborto, en tanto que existen 25 diputados están indecisos o no quieren revelar su voto.

La Cámara de Diputados dará comienzo este martes al tramo final del largo debate por la legalización y despenalización del aborto con una reunión de comisión conjunta de Legislación General, Legislación Penal, Familia y Mujer, y Salud de la cual saldrá el dictamen de mayoría a favor del proyecto, con las correspondientes modificaciones introducidas el último jueves, que tiene como cabecera al presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.

Estos números, sin contabilizar al presidente de la Cámara, el macrista Emilio Monzó, que no participa de la votación, y al kirchnerista Julio De Vido, desaforado.

El presidente de la comisión de Legislación General Daniel Lipovetzky (PRO), uno de los oficialistas que respalda la propuesta, dijo que el resultado de la votación "es abierto" y que el conteo "está muy parejo" entre quienes respaldan el proyecto y los que se oponen.

"Esperamos que el miércoles tengamos la media sanción, pero el conteo está muy parejo".

En las últimos días se supo que cinco diputados que se encontraban en la lista de indecisos votarán a favor del proyecto: la correntina Sofía Brambilla (Pro), los bonaerenses María Isabel Guerín y Abel Furlán (FpV), el pampeano Sergio Ziliotto (PJ), y el entrerriano Jorge Lacoste (UCR). El massista José de Mendiguren y la radical Aída Ayala, originalmente en contra, dijeron estar revisando su posición, según informó ayer Télam. Hay una buena diferencia de respaldo al proyecto en las provincias de Buenos Aires (43 votos a favor, 20 en contra y 5 indecisos), Río Negro (todos a favor, son 5) y en la Capital Federal (14 a favor, 8 en contra y 3 indecisos).

Entre esos cambios se analiza incorporar la objeción de conciencia, que habilitaría a los profesionales a ejercerla de manera individual, pero no así a las instituciones de salud.

De todos modos, uno de los casos más resonantes es el del diputado santafesino por el Partido Socialista, Luis Contigiani, quien renunció al PS por negarse a votar a favor de la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, uno de los reclamos históricos del socialismo.

También se modificó el artículo que habilitaba a las menores de 16 años a practicarse un aborto sin la autorización de sus padres; el dictamen remite a lo dispuesto en el Código Civil y Comercial, que dispone que ante tratamientos invasivos -y el aborto lo es- las jóvenes de entre 13 y 16 años deben tener el consentimiento de sus progenitores. Otro punto clave es que se obliga a los hospitales públicos, prepagas, obras sociales sindicales, del Congreso, de las Fuerzas Armadas y PAMI a realizar la práctica médica del aborto.

Latest News