El Aquarius navega ya hacia Valencia junto a otras dos embarcaciones

El Aquarius navega ya hacia Valencia junto a otras dos embarcaciones

El Aquarius navega ya hacia Valencia junto a otras dos embarcaciones

Este lunes se encontraban a 35 millas náuticas de Italia y 27 de Malta.

Los más de 600 inmigrantes y refugiados que continúan hacinados en el buque 'Aquarius' desembarcarán en el puerto de Valencia este sábado a bordo de tres embarcaciones y, a partir de ese momento, el Ministerio del Interior empezará el procedimiento para identificarles.

Algo que implica - según ha alertado la Organización de Médicos sin Fronteras- que las personas ya exhaustas deberán soportar otros cuatro días de navegación en difíciles condiciones y con previsiones del tiempo en empeoramiento, motivo por el cual considera que la opción mejor es de desembarcar a las personas en el puerto más cercano, en Malta o Italia, y trasladarlas sucesivamente con otros medios a España o a otros países para recibir ulterior asistencia humanitaria y legal.

Muchos de los inmigrantes fueron rescatados en aguas controladas por Libia, una ruta común para inmigrantes indocumentados que intentan entrar a Europa desde el África subsahariana.

El barco Aquarius rescató el sábado pasado último en la costas de Libia a los 630 inmigrantes de origen africano, entre los que hay siete embarazadas y 123 menores no acompañados.

A pesar de las declaraciones de Salvini, un barco de la guardia costera italiana, "Diciotto", podía llegar a Sicilia el martes o el miércoles con 937 migrantes a bordo.

629 personas están a bordo del Aquarius, que en meses anteriores ya realizó desembarcos en puertos italianos de inmigrantes rescatados en el Mediterráneo.

Salvini dijo este domingo a través de sus redes sociales que "desde hoy Italia c omienza a decir 'no' al tráfico deseres humanos" y la inmigración ilegal.

El vicepresidente solicitó además "modificar lo antes posible" el Reglamento de Dublín, que establece las normas para el reparto de inmigrantes en la Unión Europea.

Los críticos del gobierno dicen que su plan para repatriar a los inmigrantes es inviable y aumenta el riesgo de fomentar el racismo y politizar una cuestión humanitaria.

El presidente de la región española de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, denunció que la actitud del Gobierno de Italia "va contra la legalidad internacional" al responder con "xenofobia", y afirmó que Europa es "corresponsable".

¿Cuál es la respuesta de Malta? La alegría de los subsaharianos que como ella se mostraron contentos y agradecidos cuando los voluntarios de Médicos Sin Fronteras les comunicaron ayer que partían rumbo al puerto de València después de que el Gobierno español se hubiera ofrecido a prestarles auxilio, contrastaba con el escepticismo de marroquíes y argelinos, quienes pese a ser minoría en el barco, son conscientes de que no está tomada la decisión de qué hacer con ellos.

Latest News