La ciencia recreó el rostro de Dios según los creyentes

Joven y afeminado: así es el verdadero rostro de Dios según los creyentes

Así es el rostro real de Dios, ¿se lo imaginaba así? | Elespectador.com

¿De verdad la gente visualiza a Dios como el hombre mayor, a veces temible, que muestran el cine o las ilustraciones?

En pocas palabras, los resultados arrojaron que las personas imaginaban un rostro más joven, más femenino y menos caucásico de lo que suele representarse.

Algunos de los expertos que participaron en el estudio dicen que las personas suelen proyectar sus propias características en su "creador" pues al fin y al cabo fueron hechos a "imagen y semejanza".

Durante meses los expertos les mostraron a los participantes en el estudio diversas caras, todas diferentes.

Al combinar todas las caras seleccionadas, los investigadores pudieron armar una nueva "cara de Dios" compuesta por lo que refleja el imaginario de los participantes de la muestra. Estos preferían imaginar una divinidad más caucásica y poderosa.

"Estos sesgos podrían haber surgido del tipo de sociedades que los liberales y los conservadores quieren", sugirió Joshua Conrad Jackson, autor principal del estudio.

"Investigaciones anteriores muestran que los conservadores están más motivados que los liberales para vivir en una sociedad bien ordenada, una que estaría mejor reflejada por un Dios poderoso".

Las percepciones de las personas también están relacionadas con sus propias características demográficas.

"La tendencia de la gente a creer en un Dios que se parece a ellos es consistente con un sesgo egocéntrico", dijo el profesor Kurt Gray, autor principal del estudio y profesor de psicología en la Facultad de Artes y Ciencias de UNC-Chapel Hill.

Con esas ideas que tenían los encuestados, los psicólogos de Chapel Hill usaron una nueva técnica y el resultado es sorprendente: Dios es mucho más joven, sus facciones son más delicadas y menos pareacido a las descripciones dadas en los libros de religión.

No obstante, los voluntarios no mostraron un sesgo egocéntrico sobre el género.

La revista PLOS ONE dice que los resultados cambian también de acuerdo con las diferencias religiosas y la nacionalidad.

Latest News