Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos chilenos

Papa pide perdón a fieles chilenos de Osorno por haberlos

El Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos en Chile

No se descarta que el Vaticano tome más medidas al respecto.

Como anticipé en un breve mensaje en redes sociales hace algunas semanas, confío esta misión a la intercesión de Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile, y del Venerable Siervo de Dios Francisco Valdés Subercaseaux, primer Obispo de Osorno.

Este martes a primera hora llegaron al país los enviados especiales del Papa Francisco, el arzobispo de Malta, Charles Scicluna y el sacerdote Jordi Bertomeu, quienes realizan su segunda a visita al país luego de la llevada a cabo en febrero, cuando se entrevistaron con los denunciantes de casos de abusos sexuales por parte de religiosos nacionales.

El conjunto de los obispos de Chile habían presentado su dimisión el 18 de mayo tras una serie de encuentros con Francisco en el Vaticano, un paso inédito en la historia reciente de la Iglesia católica.

El pontífice citó a los obispos a El Vaticano en mayo pasado a unas jornadas de reflexión, las que finalizaron con la renuncia a sus cargos de todos los prelados, proceso que según algunas fuentes podría implicar la salida de la mitad del episcopado chileno.

Entonces investigaron las denuncias de complicidad y encubrimiento del obispo de la sureña diócesis de Osorno, Juan Barros, quien ayer dejó el cargo al ser aceptada su renuncia por Su Santidad.

En reemplazo de Barros, el papa designó a Jorge Concha, quien se desempeñaba como obispo auxiliar de Santiago.

El Vaticano también aceptó la renuncia de Cristián Caro Cordero, arzobispo de Puerto Montt; y el obispo de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar.

"La decisión de aceptar renuncias, de nombrar obispos es prerrogativa del Papa". Sin embargo, él mismo ha dicho que aquí corresponde aplicar medidas de corto, mediano y largo plazo.

Añadió que "la banda de obispos delincuentes @episcopado_cl (cuenta en Twitter del episcopado chileno) se empieza a desintegrar hoy!" y agregó "mi cariño y oración especialmente con Osorno".

"Empieza un nuevo día en la iglesia Católica de Chile", escribió Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Barros y quien presionó al Vaticano para que actuara.

Varios miembros de la jerarquía de la Iglesia chilena están acusados de haber ignorado o encubierto los abusos de Karadima en las décadas de 1980 y 1990. El cura, que ahora tiene 87 años y vive en un asilo de ancianos en Chile, siempre ha negado las acusaciones.

El caso Chile estalló en enero pasado, cuando el Papa viajó a ese país sudamericano y defendió abiertamente a Barros, lo que provocó una fuerte reacción social porque este obispo llevaba años de ser señalado como encubridor del sacerdote Karadima, condenado en 2011 por la justicia canónica.

Las víctimas apuntaron a Barros ya que, supuestamente, fue testigo de los abusos y no haber hecho nada para detenerlos. Al aceptar la renuncia de Barros el lunes, Francisco facilitará la tarea de Scicluna y Bertomeu.

Con información de AP.

Latest News