Actualidad: Pese al "diálogo", Nicaragua no puede frenar la violencia

La Iglesia de Nicaragua propone a Ortega adelantar elecciones a marzo de 2019

Nueva jornada violenta en Nicaragua dejó 8 muertos | Mundo

Vecinos indicaron que el grupo vandálico lanzó bombas molotov y morteros al interior de la vivienda.

La oposición acusó al Gobierno de violar el "cese a la violencia" pactado el viernes, al ordenar ataques en varias ciudades, entre ellos el ocurrido en un barrio del oriente de la capital, donde fallecieron cuatro adultos y dos niños de una misma familia.

La Policía Nacional informó que ha conformado un equipo técnico con investigadores y peritos de criminalística para realizar diligencias para el esclarecimiento de esos hechos.

Posteriormente, desconocidos asesinaron y quemaron a dos hombres en plena calle, cerca de donde ocurrió el incendio, según la Policía Nacional.

Según el Canal 10 de Nicaragua en su reporte de última hora informó que los vecinos del lugar dijeron la Policía quería poner francotiradores en la casa de tres pisos y al oponerse la familia estos decidieron prenderle fuego junto con la familia dentro del lugar.

"La gravedad de estos hechos ha conmocionado a la población nicaragüense, que ven en los aparatos represivos del Gobierno la criminal amenaza para su vida y su seguridad". Este crimen revela un escalamiento de la brutal represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, con saldo trágico de más de 178 personas asesinadas hasta el momento.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) expresó su "más enérgica condena por la masacre perpetrada por fuerzas parapoliciales en complicidad con la Policía", según un comunicado.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Cardenal Leopoldo Brenes, dio a conocer este viernes 15 de junio los primeros acuerdos sobre derechos humanos entre sectores de la sociedad civil y el Gobierno al reanudarse el Diálogo Nacional.

"Lo que Ortega está haciendo es ganar tiempo" en la mesa de diálogo, mientras trata de cambiar la correlación de fuerzas a su favor, aumentando los niveles de represión contra los manifestantes, dijo a la AFP el sociólogo y analista Oscar René Vargas.

La delegación gubernamental, encabezada por el canciller Denis Moncada, que ha culpado a la población de todos los actos violentos registrados desde el 18 de abril pasado, cuando se inició la crisis, leyó los comunicados de la Dirección General de Bomberos y de la Policía Nacional sobre esos hechos.

Healy pidió al Gobierno que desmonte los grupos parapoliciales, a los que responsabilizó de que la familia falleciera calcinada. "Hay pruebas suficientes. Están en todas las redes sociales".

Mientras la violencia no cesa, el diálogo nacional con el que se espera superar la crisis, sigue en el limbo.

El dirigente campesino, Medardo Mairena, dijo que Ortega no tiene capacidad para gobernar y apuntó al Ejecutivo de ser los únicos responsables de esta matanza en este país.

Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica que según la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANNPDH) ha dejado unos 200 muertos, sin incluir los ocho de hoy, la más sangrienta desde la década de 1980, cuando Ortega también era presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Vista de una habitación de niños en una casa incendiada donde siete personas murieron hoy.

Latest News