Los alpinistas convierten el Everest en un basurero

Los alpinistas convierten el Everest en un basurero

Los alpinistas convierten el Everest en un basurero

El hombre deja su rastro hasta en el techo del mundo. "La montaña tiene toneladas de residuos", afirmó el serpa a AFP.

Desde el año en el que llegó la primera persona en el pico del Everest en 1953, miles de personas intentan con llegar a la cima más alta, algunos más ya lo consiguieron, junto con estas personas también llegan a acumularse toneladas de basura que muestran paisaje desolador.

Tiendas de campaña fluorescentes, equipos de escalada descartados, botes de gas vacíos e incluso excrementos humanos, ensucian la ruta trillada de la montaña más alta del planeta. Este año, solamente en la alta temporada de primavera, al menos 600 alpinistas alcanzaron su cima.

Desde hace algún tiempo, las autoridades han puesto en marcha diversas medidas para combatir el problema, entre ellas que las expediciones deben dejar un depósito de $4,000 dólares antes de subir a la montaña, los cuales se les devolverán siempre y cuando baje con un mínimo de 8 kilos de basura por persona.

En 2017, recuperaron casi 25 toneladas de desechos sólidos y 15 de residuos humanos, sin embargo, solo la mitad de los escaladores cumple esa cantidad, según el Sagarmatha Pollution Control Committee (SPCC).

La guerra de precios entre los distintos operadores ha convertido el Everest en un destino más asequible para cada vez más alpinistas inexpertos. Antes, los alpinistas llevaban ellos mismos la mayor parte de su material, pero muchos neófitos no logran hacerlo hoy en día.Los sherpas "deben llevar el material del cliente, así que ya no pueden bajar la basura", indica Damian Benegas, que anima a la agencias a contratar a más trabajadores de alta montaña.

Defensores del medioambiente temen que esto afecte los ríos del valle situado más abajo.

Ang Tsering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinismo de Nepal, cree que una solución podría ser crear equipos dedicados a la recolección de basura. Su operador, Asian Trekking, que insiste en el lado ecológico de sus expediciones, recogió 18 toneladas de residuos en la última década, además de los ocho kilos por miembro de la expedición.

Latest News