Miles celebraron 39 años de la revolución

Celebran triunfo de Revolución Sandinista

Daniel Ortega culpa a obispos de ser parte de plan golpista en Nicaragua

"Eran parte del plan con los golpistas", continuó el mandatario, ante miles de nicaragüenses que se congregaron en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II, una explanada ubicada a orillas del Lago de Managua, en conmemoración del 39 aniversario de la revolución sandinista.

"Nosotros no andamos con prácticas satánicas y prácticas terroristas; nosotros somos puro amor y puro amor por la paz (...)", manifestó la vicepresidenta y esposa del jefe de Estado, Daniel Ortega.

En tanto, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, respondió al discurso de Ortega en Twitter señalando que la iglesia no sufre por ser calumniada, sino "por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión".

Las palabras de Arreaza se sumaron a las conjeturas sobre la supuesta presencia de militares venezolanos y cubanos que, según denuncias de manifestantes nicaragüenses, acompañan a las "fuerzas combinadas" que utiliza el Gobierno cuando ataca diferentes ciudades, donde considera que hay manifestaciones.

"No se va, no, se queda" coreaba la multitud, mientras algunos bailaban y coreaban canciones que exaltan al líder sandinista, con estribillos como "aunque te duela, Daniel se queda". "La derecha está siendo financiada por los Estados Unidos para venir a botarnos la revolución que nos ha costado, y esta revolución no se va a caer así por así", dijo de su lado Edith Hernández, 66 años. El Gobierno nicaragüense ha negado su responsabilidad y sostiene que es víctima de un golpe de Estado.

En las últimas semanas, el gobierno endureció la represión contra los opositores que bloquearon carreteras y controlaron ciudades, hasta desalojar por la fuerza a sus adversarios.

Ortega es responsabilizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) de "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven de Nicaragua".

"Lo hizo ahogando el derecho de las personas a manifestarse en repudio al gobierno".

El Daniel Ortega actual dista entonces de la figura que emergió de la Revolución Sandinista de 1979, cuando encabezó al movimiento guerrillero que libró a Nicaragua de la dinastía de los Somoza.

Ortega reveló que cuando los obispos le hicieron esa propuesta, el 7 de junio pasado, se "sorprendió" y cuando recibió el documento, que además de adelantar los comicios planea la reestructuración del Estado, se dijo: "Están comprometidos con los golpistas".

Las protestas comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Latest News