Organización humanitaria en Nicaragua anunció el cierre de sus oficinas por amenazas

Reuters

Reuters

Las puertas de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) permanecerán cerradas temporalmente por las amenazas y el asedio de civiles armados Pro Gobierno a sus activistas.

"El país está en una total inseguridad ciudadana, no puedo yo exponer la vida ni mía ni de mis promotores, porque ese es el derecho humano fundamental", aseguró Leiva, indicando que las "campañas de odio, amenazas, criminalización, la penalización en contra de los defensores de derechos humanos", ocurren desde mucho antes de que estallaran las protestas ciudadanas en contra de Ortega.

Según el comunicado de la Anpdh, la decisión de cerrar su sede la tomaron el fin de semana "tras haber recibido información alarmante sobre la activación de prácticas ilegales de persecución judicial y criminalización sin fundamento legal que lo motive, en contra de nuestros defensores de derechos humanos".

"Álvaro Leiva y equipo Anpdh en tránsito para Costa Rica", escribió Abrao en Twitter.

"Confieso que nunca he imaginado presenciar un autoexilio en su exacto instante", ha dicho.

El Meseni y la ACNUDH se reunieron con miembros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y otras organizaciones “para intercambiar aspectos sobre la situación de Nicaragua”, informó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La huida de Nicaragua del activista de derechos humanos Álvaro Leiva, tras la del popular cantautor Carlos Mejía Godoy, por amenazas atribuidas a grupos progubernamentales, disparó este lunes las alarmas entre organismos humanitarios, la ONU y la OEA.

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias", lo que Ortega ha negado. "Llorando ellos decían que a pesar del costo valió la pena defender los derechos humanos en Nicaragua", dijo Abrão.

Según los datos de esta organización, el conflicto de los últimos cuatro meses ha dejado 448 muertos, la mayoría víctimas de la represión gubernamental, además de más de 2,800 heridos y cientos de "secuestrados" y desaparecidos.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Latest News