Turquía responderá a Estados Unidos con un boicot a los productos electrónicos

Turquía y EU relación bilateral y económica

Presidente turco Recep Tayyip Erdogan

El pasado 1 de agosto, el Departamento de Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones a los ministros de Justicia e Interior de Turquía por el papel que jugaron en la detención de Brunson, además el presidente Donald Trump ordenó duplicar los aranceles a las exportaciones de aluminio y acero procedentes de Turquía.

La lira turca se cotizaba hoy en torno a 7 por dólar, con una pérdida del 9% en un nuevo récord tras el derrumbe del 16% del viernes que produjo un cimbronazo mundial.

El temor de que la debacle turca castigue a los mercados emergentes ya metió presión a Estados Unidos, Rusia y China. "Porque todos ellos son traidores a la patria", advirtió el mandatario.

El encarecimiento del dólar es consecuencia de la aversión al riesgo relacionada con la inestabilidad económica en Turquía, cuyo tipo de cambio entró en caída libre y anotó su peor nivel en la historia, en medio de preocupaciones sobre la influencia del presidente Recep Tayyip Erdogan en la política monetaria y el deterioro de las relaciones con Estados Unidos.

El Banco Central espera que la liquidez de los bancos aumente en 3.800 millones de liras turcas (564 millones de dólares), al brindar más flexibilidad en la gestión de garantías bancarias en transacciones con la divisa turca.

Las turbulencias entre Turquía y Estados Unidos provocaron el desplome de la lira turca en estos últimos días, y ya ha perdido el 40% de su valor frente al dólar desde comienzoss de año.

En tanto, el Banco Central de Turquía anunció la inyección de 6.000 millones de dólares en el sistema financiero del país para garantizar la liquidez de los bancos.

Pero los economistas estiman que, más allá de las políticas económicas del gobierno, se tienen que buscar otras explicaciones a las dificultades de Turquía, 17ª potencia económica mundial.

La inflación se disparó hasta el 15,8% en julio, casi el triple que el objetivo del banco central, y los expertos estiman que la institución debería subir tipos para combatirla, una posibilidad que la institución no mencionó ayer.

"Las medidas respecto a la liquidez no atacan el problema principal que es la caída de la lira", asegura sin embargo Konstantinos Anthis, analista para ADS Securities.

La crisis arrancó la semana pasada cuando Ankara no respondió a la solicitud de Gobierno estadounidense de poner en libertad al pastor evangelista Andrew Brunson, en arresto domiciliario y acusado de "terrorismo" por haber supuestamente colaborado en el fallido golpe de Estado contra Erdogan en el verano del 2016. La depreciación de la lira encarece la refinanciación del país, muy dependiente del exterior, lo que a su vez empeora sus números macroeconómicos y genera una mayor debilidad de la moneda en un círculo vicioso de difícil salida.

Latest News