Nebraska a punto de realizar 1ra ejecución desde 1997

Carey Dean Moore

ReutersCarey Dean Moore era el preso que llevaba más tiempo en el corredor de la muerte

La de Moore fue la primera ejecución en Nebraska en casi 21 años, desde el 2 de diciembre de 1997, mediante la silla eléctrica.

La víctima, un hombre blanco de 60 años de edad nombrado Carey Dean Moore, recibió una inyección letal en la Penitenciaría Estatal del territorio, según reportes de prensa.

Los testigos dijeron que aparentemente no hubo complicaciones en el proceso.

En un momento, tendido en la camilla, Moore se volvió hacia sus familiares y formó con los labios las palabras "los amo".

La farmacéutica alemana Fresenius Kabi, fabricante de al menos uno de los cuatro fármacos (el cloruro de potasio) que Nebraska utilizó hoy en la inyección, pidió la semana pasada a la Justicia de Estados Unidos que bloqueara el uso de su producto. - El estado de Nebraska (Estados Unidos) ejecutó hoy a un preso por primera vez en más de dos décadas y tres años después de que su Legislativo aboliera la pena de muerte, aunque luego sus ciudadanos decidieron restituirla en un referéndum. Moore fue condenado de la muerte a tiros de dos taxistas de Omaha, Maynard Helgeland y Reuel Van Ness Jr., en 1979. A pesar de que Moore, que pasó más de la mitad de su vida en el corredor de la muerte, dijo que no quería que la ejecución se pospusiera, la organización de derechos civiles ACLU intentó retrasarla sin éxito.

Esta es la decimosexta ejecución del año en EE.UU. y la número 1.481 desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte en 1976.

De acuerdo con el Departamento de Servicios Correccionales de Nebraska, el coctel de la inyección letal incluye dos miligramos de diazepam por cada kilogramo de peso, "seguido por una dosis idéntica de diazepam si no se alcanza la inconsciencia"; 25 microgramos del anestésico citrato de fentanilo; 1.6 miligramos por kilogramo de un bloqueador neuromuscular, el besilato de cisatracurio, más 50 centímetros cúbicos de solución salina; y finalmente, cloruro de potasio, que detiene el corazón del reo.

El gobernador Pete Ricketts, un empresario adinerado, fue uno de los promotores de una votación para volver a poner en vigencia la pena capital. Dijo que considera la pena capital un medio para proteger la seguridad del público y una herramienta importante para el trabajo policial. Esta vez decidió no oponerse a los esfuerzos del estado de ejecutarlo.

Latest News