Filipinas se prepara para la llegada de un supertifón

Filipinas comienza desalojo ante la llegada de gran tifón

3 Evacuaciones masivas en Filipinas por la llegada de un "supertifón"

"Mangkhut", esperado en las próximas 24 horas, es el tifón más violento de los que afectaron al país en lo que va de año.

El gobernador de Cagayán, Manuel Mamba, dijo por teléfono que ya habían comenzado las evacuaciones de los residentes de las amenazadas zonas costeras y municipios insulares del norte de la provincia y que se cancelaron las clases a todos los niveles.

A las 16.00 hora local (8.00 GMT), el ojo de Mangkhut se encontraba a 340 kilómetros de la costa nororiental de Luzón y arrastraba vientos sostenidos de 205 kilómetros por hora con rachas de 255, según la agencia de meteorología PAGASA. "Puede haber olas equivalentes a un edificio de 4 pisos y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en las regiones costeras".

Habitantes de una villa de Manila tratan de proteger sus casas antes de la llegada del tifón.

Después de las Filipinas, el Observatorio de Hong Kong pronostica que Mangkhut ingresará a China continental el lunes en la mañana, al sur de Hong Kong y al norte de la provincia isleña de Hainán.

"Estamos muy asustados. Dicen que el tifón es muy violento" afirma Delaila Pasion, que abandonó su vivienda.

Desde el Gobierno filipino han asegurado estar preparados y han movilizado 30 millones de dólares (unos 27 millones de euros) para la respuesta de emergencia.

En Cagayan, donde ya han llegado lluvias torrenciales y fuertes vientos, sus habitantes apuraban las últimas horas previas al temporal trasladando sus pertenencias de valor en bici-taxis a lugares más seguros, amarrando los tejados de sus casas y proveyéndose de alimentos, constató un equipo de Efe-Epa.

Con una gigantesca banda de nubes de agua de 900 km de ancho (560 millas), combinada con las lluvias monzónicas de la temporada, el tifón ocasionará intensos aguaceros que podrían traer aludes e inundaciones repentinas, según los meteorólogos.

Las pequeños pueblos de pescadores son muy vulnerables también a los vientos violentos y a las enormes olas que se abaten sobre la costa.

El archipiélago filipino es golpeado cada año por una veintena de tifones, que causan cientos de muertos y agravan la pobreza de millones de personas.

Haiyan, uno de los tifones más violentos en haber tocado tierra, azotó las islas del centro de Filipinas en noviembre de 2013, con vientos de más de 315 km/h. Inmensas olas similares a las de un tsunami arrasaron todo a su paso. La catástrofe causó mas de 7.350 muertos o desaparecidos, y cuatro millones de personas se quedaron sin casas.

La organización humanitaria eleva el posible número de damnificados por el tifón a 10 millones, si se tiene en cuenta el volumen de personas que viven de la agricultura en Luzón y que sufrirán importantes pérdidas en sus cosechas.

Latest News