Jefe del Consejo Europeo considera inviables propuestas de May

Londres debe alcanzar un pacto con la Unión Europea antes de marzo de 2019.  Neil Hall | EFE

Neil Hall | EFE Londres debe alcanzar un pacto con la Unión Europea antes de marzo de 2019

Previo a la cumbre de la Unión Europea en Salzburgo (Austria), Theresa May estaría dispuesta a subir la presión sobre los líderes de la UE para que respalden su propuesta de un "acuerdo equitativo" sobre los futuros lazos entre Reino Unido y el bloque, eliminen las demandas "inaceptables" y muestren la buena voluntad necesaria para evitar un Brexit desordenado.

En una comparecencia conjunta, el ministro británico de Economía, el conservador y proeuropeo Philip Hammond, reconoció por su parte que, al dejar la UE, este país debe asegurarse "una asociación estrecha y duradera" con los Veintisiete.

Con respecto a la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, May recalcó que Londres no puede aceptar "ver a Irlanda del Norte separada del territorio aduanero del Reino Unido porque, con independencia de donde se colocaran los controles, lo que eso significaría sería que se convertiría en un desafío a nuestra integridad constitucional y económica".

Bruselas aboga por mantener a Irlanda del Norte en la unión aduanera y el mercado único europeo, a falta de una solución mejor.

"Todos compartimos la opinión de que si bien hay elementos positivos en la propuesta de Chequers, el marco sugerido para la cooperación económica no funcionará, sobre todo porque corre el riesgo de socavar el mercado único", dijo el presidente del Consejo Europeo.

Durante la entrevista con la BBC a seis meses de la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea (conocido como Brexit), May aseguró que "está irritada" con la especulación que se ha generado sobre su liderazgo. Los mandatarios querían un acuerdo final en la cumbre del 18 de octubre en Bruselas para dar tiempo a su visto bueno por la Eurocámara y el Parlamento británico, pero, ante los escollos, plantean ahora convocar una cumbre extraordinaria a mediados de noviembre.

Johnson comparó el plan Brexit de mayo para envolver un "chaleco suicida alrededor de la constitución británica" y entregar el "detonador" al negociador jefe de Brexit de la UE, Michel Barnier.

Al mismo tiempo defiende su propuesta de una zona de libre comercio entre la UE y Reino Unido sólo para mercancías, pero no para servicios, y afirma que las objeciones de la UE "no se corresponden con la realidad en negociaciones comerciales en cualquier otro lado ni a la realidad de las actuales relaciones comerciales entre Estados de la UE".

La cuenta atrás para un acuerdo está así ya en marcha, pese a que Reino Unido se convertirá en el primer país en abandonar el bloque el 29 de marzo. "Cuando se realizó el referéndum, dimos a la gente la oportunidad de elegir, y eligieron". "Son posibles varios escenarios todavía", admitió el político polaco sin hablar en esta ocasión de "catástrofe" como alertó ayer en su carta de invitación a los jefes de Estado y de Gobierno europeos.

Latest News