Honra Papa víctimas de soviéticos y nazis

Papa Francisco recuerda los horrores de la ocupación soviética en Lituania

El Papa reclama atención para detectar los rebrotes de los totalitarismos

El papa Francisco viajó a la nación báltica de Letonia para reconocer el sufrimiento del país bajo la ocupación soviética y nazi y para alentar la fe cristiana.

Ante el memorial de las víctimas del gueto de Vilna, un sencillo bloque de piedra, el papa depositó un ramo de rosas amarillas y rezó en silencio.

El papa Francisco, que se encuentra de visita en Letonia con motivo del centenario de la independencia de ese país, resaltó en su discurso la importancia de la libertad y llamó a luchar por alcanzarla.

Por la mañana, el papa ya había puesto el foco en un pasado trágico, durante una visita a Kaunas, segunda ciudad del país.

El domingo, Francisco rindió tributo a los partisanos que pelearon contra los soviéticos en Lituania, así como a la comunidad judía mientras conmemoraba el 75to aniversario de la destrucción final del gueto en la capital, Vilna. "Así culminaba el aniquilamiento de miles de hebreos, que ya había comenzado dos años antes", recordó. "Hagamos memoria de aquellos tiempos".

"Las generaciones anteriores todavía llevan las cicatrices del período de la ocupación, la angustia de los que fueron deportados, la incertidumbre sobre los que nunca regresaron, la vergüenza para los que fueron informadores y traidores", dijo Francisco a la multitud, que fue estimado por la iglesia local al número 100,000.

De inmediato, pidió el "discernimiento para detectar a tiempo cualquier rebrote de esa perniciosa actitud, cualquier aire que enrarezca el corazón de las generaciones que no han vivido aquello y que a veces pueden correr tras esos cantos de sirena".

En ese instante, una veintena de judíos reunidos en la sinagoga de Vilna, enumeraba el nombre de algunos supervivientes del gueto, donde murieron 70.000 personas.

A pesar de que el Pontífice tenía cinco años en 1941 cuando el Holocausto en Lituania se apoderó de los 37 mil habitantes que en ese entonces vivían en el país europeo, 77 años después de la catástrofe protagonizada por los alemanes, el argentino alertó que la sociedad debe estar atenta a cualquier señal de antisemitismo.

Llamados "litvaks", los judíos lituanos formaban, hasta los años 1940, una comunidad de más de 200 mil miembros que hicieron florecer la literatura yiddish y la vida religiosa.

El pontífice se reunió con un grupo de ancianos en la catedral de la ciudad y reconoció las duras pruebas que soportaron durante el siglo XX: dos ocupaciones soviéticas y la ocupación de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Detenido en 1983, fue duramente interrogado por los agentes del KGB, que querían interrumpir a toda costa la redacción y difusión de un boletín clandestino sobre las persecuciones de los católicos, "Crónica", que circulaba de contrabando en Occidente y era leído por las emisoras de radio que emitían desde el extranjero.

Tras el homenaje a las víctimas del gueto, el papa se trasladó este domingo a la celda de monseñor Tamkevicius en la antigua prisión, hoy transformada en museo.

Latest News