Encontraron en Italia la tumba del "niño vampiro"

Arqueólogos dan con el mito funerario del

FOTOS: Descubren una tumba romana "extremadamente misteriosa y rara"

El tipo de enterramiento sugiere que se tomaron medidas para prevenir que el menor, posiblemente infectado con malaria, “se levantara” y transmitiera la enfermedad a los vivos.

Los restos óseos, descubiertos por arqueólogos estadounidenses de la Universidad de Arizona y la Universidad Stanford, junto con arqueólogos de Italia, incluyen un cráneo con una roca intencionalmente insertada en la boca. "Nunca he visto nada igual", señaló. Los científicos creen que la piedra pudo haber sido colocada como parte de un ritual funerario diseñado para contener a la enfermedad y al cuerpo.

En ese contexto, profesor Soren, de la misma universidad, ha calificado el descubrimiento de "extremadamente misterioso y raro".

El descubrimiento se realizó en La Necropoli dei Bambini, o el Cementerio de los Bebés, que data de mediados del siglo V cuando un brote de malaria mortal azotó el área, matando a muchos bebés y niños pequeños vulnerables. La villa en la que está el cementerio fue construida en la región de Umbria, en el siglo I antes de Cristo y fue abandonada de manera repentina en el siglo V, tras la llegada de Atila, el huno, quien habría huido atemorizado por la enfermedad.

Los arqueólogos creían que el cementerio había estado destinado a bebés, niños pequeños y fetos, pero el descubrimiento de este niño de 10 años, cuya edad se determinó en función del desarrollo dental, sugiere que también podría haber sido utilizado para niños mayores.

Los arqueólogos regresarán el próximo verano a Lugnano para completar las excavaciones del cementerio y aprender más sobre su historia.

Esta tumba fue una de las últimas cinco encontradas en ese cementerio, en donde se evidenciaron miles de prácticas de brujería como huesos de sapo, garras de cuervos y calderos de bronce.

"Dada la edad de este niño y su deposición única, con la piedra colocada dentro de su boca, representa, en este momento, una anomalía dentro de un cementerio que ya es anormal", dijo Pickel.

Otro ejemplo de esta práctica es el caso de una niña de tres años, que fue enterrada con piedras pesadas sobre sus brazos y pies, otro método con el mismo objetivo: impedir que los cadáveres vuelvan a la vida.

Latest News