Jair Bolsonaro votó y se retiró en silencio — Elecciones en Brasil

Brasil elige presidente entre Bolsonaro y Haddad

Brasil: Bolsonaro acude a votar con chaleco antibalas y en medio de fuerte dispositivo de seguridad

La exmandataria hizo referencia a las últimas encuestas que demuestran que Haddad ha reducido la diferencia con el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien de todos modos continúa como claro favorito para ser el nuevo presidente de Brasil.

Entre los sondeos destaca el de "Ibope", que le da un 54 por ciento a Bolsonaro y un 46 por ciento a Haddad, mientras que "Datafolha" un 55 por ciento y 45 por ciento, respectivamente.

Del otro se encuentra Fernando Haddad, candidato izquierdista del Partido de los Trabajadores (PT), que hasta las elecciones pasadas era la mayor fuerza política del país.

Fernando Haddad, profesor y exalcalde de Sao Paulo, de 55 años, fue designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en sustitución de su líder histórico, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, que purga desde abril una pena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de activos.

De un lado está el ultraderechista Jair Bolsonaro, diputado y excapitán del ejército, del Partido Liberal Social quien ha logrado cautivar una buena parte de los votantes con sus posturas extremas.

Las últimas oficinas de voto cerrarán a las 22:00 (hora GMT).

Alrededor de 147 millones de ciudadanos están llamados a las urnas en el gran país sudamericano.

Haddad recibió apoyos importantes después que el domingo pasado Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-85), amenazó con virulencia a sus adversarios de izquierda: "O se marchan o van a la cárcel. Esos marginales rojos serán desterrados de nuestra patria", proclamó.

Pero esa identificación disparó también su índice de rechazo, ya que para otros millones de personas.

Bolsonaro anunció que, como presidente, obraría por un acercamiento con el estadounidense Donald Trump, en particular acentuando la presión sobre el régimen socialista de Venezuela, en pleno marasmo económico y social.

Pero ante las resistencias en su propio campo, Bolsonaro aclaró que solo privatizará actividades periféricas de Petrobras o de Eletrobras.

El próximo presidente de Brasil deberá tratar con un Congreso con partidos debilitados por los escándalos y dominado por los lobbies conservadores del agronegocio, las iglesias evangélicas y los defensores del porte de armas.

Latest News