Más de 70 empresarios británicos piden un segundo referéndum sobre el Brexit

El primer ministro irlandés dice que el Brexit socava el proceso de paz

El primer ministro de Irlanda Leo Varadkar

Si todo va bien, la Comisión Europea podría anunciar entonces una cumbre especial para los días 15 o 22 de noviembre, y en diciembre el eventual acuerdo se sometería a votación en la Cámara de los Comunes, indica.

La primera ministra británica, Theresa May, ha conseguido de la Unión Europea la garantía de que no existirá una "frontera dura" con Irlanda del Norte una vez culmine la salida de Reino Unido del bloque y que, por lo tanto, todo el país permanecerá bajo la misma situación aduanera, según fuentes del diario británico 'The Times'.

Este plan de contingencia, que se haría legalmente vinculante en el tratado de retirada con un cláusula específica "de salida" -para impedir que se hiciera permanente-, evitaría tener que erigir una frontera física en la isla de Irlanda, lo que perjudicaría el proceso de paz de 1998.

Y, para aplacar a los euroescépticos, May propondrá la llamada "futura alianza económica", que mantendría las puertas abiertas a un posible acuerdo de libre comercio con la UE, parecido al que mantiene actualmente Bruselas con Canadá.

Esta concesión permitiría que los exámenes regulatorios de los bienes fronterizos tuvieran lugar "dentro del mercado" en lugar de realizarse a su paso por la frontera.

Aunque todo indica que hay un acercamiento de posiciones, May aún afronta la tarea de recabar apoyos en el Reino Unido que le permitan que finalmente el texto sea aprobado en los Comunes, donde no cuenta con una mayoría absoluta. "La primera ministra ha demostrado claramente que estamos logrando buen progreso en relaciones futuras, el 95 por ciento del acuerdo de retirada ahora está establecido y las negociaciones continúan", destacó el portavoz.

En junio de 2016, Reino Unido celebró un referéndum histórico sobre la salida de la UE.

Latest News