Maneja con esposa con Alzheimer por que nadie puede cuidarla

La pareja Mario y Fresia quien tiene Alzheimer

La triste historia del chofer que lleva a su mujer con Alzheimer en el colectivo porque nadie puede cuidarla

Desanimado, Mario contó que le cuesta mucho seguir asistiendo a su mujer: "Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más (...) hay veces que me dan ganas de auto eliminarnos".

Una indignante realidad se conoció en la región de Coquimbo, donde un hombre de 71 años trabaja como chofer de la locomoción colectiva llevando a su mujer de 65 años en el transporte, debido a que padece Mal de Alzheimer. "Sus recuerdos no están y su comportamiento no es el mismo", manifestó Núñez, quien aseguró que la condición de sus viajes se debe a que no puede dejarla sola en ese estado. Desmejorada por un agresivo Alzheimer que la domina y deteriora día a día, ella ya no tiene autonomía y apenas se conecta con la realidad.

A Fresia le diagnosticaron alzhéimer en 2014, que es una demencia senil progresiva y crónica, la cual no tiene cura.

Sin importarle el frío, el calor o la lluvia, el hombre despierta cada mañana con un objetivo: atender a su mujer y asistir a trabajar. A mí me da pena hacerlo, porque la veo durmiendo y no quisiera. Aunque muchos comprenden, otros se burlan y según sus palabras "eso duele".

La rutina de la pareja -que lleva 28 años junta- es compleja, por lo general Fresia va durmiendo durante el trayecto pero a veces el frío la consume, se ha caído de la micro y cuando tiene ganas de ir al baño, debe hacer sus necesidades en un tarro, según consignó el mismo periódico. A pesar de que la mujer tiene hijos, ninguno de ellos puede ayudarla por diferentes razones.

Además, detalló que la enfermedad de su esposa está muy avanzada, por lo que debe destinar todo su tiempo a ella: "Yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama. Ese es nuestro día a día", comentó.

Recordó que pidió ayuda en varias instituciones antes de dar a conocer su historia a El Día, pero ninguna avanzó. Pero esta me duele la señora que va durmiendo es esposa... Nací de una mujer y por eso las respeto.

"Yo no me quiero deshacer de mi señora porque la quiero mucho. Más vale hacerse el sordo".

Para conseguir ayuda, Mario se acercó a organismos como el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG), y la propia Municipalidad de La Serena.

Sin embargo, el caso de Núñez y su esposa tuvo un giro positivo, ya que radio Cooperativa informó que la señora Fresia será derivada al Hogar Visitación de María de La Serena, perteneciente a la Fundación Las Rosas.

Latest News