En la isla de Borneo, las primeras pinturas rupestres figurativas conocidas

Panel con siluetas de manos de diferentes épocas superpuestas. Las más antiguas y recientes distan entre sí al menos 20.000 años

Panel con siluetas de manos de diferentes épocas superpuestas. Las más antiguas y recientes distan entre sí al menos 20.000 años. Kinez Riza

"La imagen de arte rupestre más antigua que obtuvimos es la de una pintura de un animal no identificado, probablemente una especie de ganado salvaje que todavía vive en las selvas de Borneo, y tiene una edad mínima de unos 40.000 años, la obra de arte figurativo más antigua que se conoce", ha explicado el responsable del estudio, Maxime Aubert, de la Universidad Griffith, de Queensland (Australia). Lo encontró en la década de 1990 francés Luc-Henri Fage, pero sólo gracias a los recientes avances científicos se ha podido determinar que este es "el trabajo figurativo más antiguo conocido".

Las cuevas de piedra caliza de Borneo en Indonesia, han conservado miles de pinturas rupestres, que incluyen imágenes de animales, personas y símbolos abstractos.

Para determinar la antigüedad de las pinturas los investigadores usaron la llamada datación uranio-torio con la que se examina la capa de cal que se forma a lo largo de los siglos sobre el color.

Según los especialistas el dibujo puede significar que el inicio de la evolución de los hombres comenzó en él Sudeste asiático y no en Europa como todos afirman, así mismo muestra parte de la vida de caza y animales de aquellos tiempos. La segunda, se compone de manos estarcidas en tonalidades moradas, de motivos complejos, así como de imágenes de humanos. El parecido entre ambas obras, separadas por 40.000 años, salta a la vista. Esta manifestación artística más tardía sería la prueba de que hubo un gran cambio cultural del que nació un nuevo estilo artístico: los habitantes de la zona pasaron de pintar grandes animales a representar el mundo del humano.

Hasta ahora, se sabe que el humano moderno (homo sapiens-sapiens) llegó al sudeste asiático hace unos 70.000 a 60.000 años.

"Lo que es sorprendente es por qué no tenemos arte rupestre de cuando los humanos llegaron a la región".

"Nuestras investigaciones sugieren que el arte rupestre se extendió desde Borneo hasta Célebes y otros mundo más allá de Eurasia, quizás llevado por los primeros colonizadores de Australia", opina Aubert. Sí, creemos, al igual que los científicos arqueólogos que la hallaron, que se trata de un toro.

"Tal vez, tiene que ver con la densidad de la población, que pudo haber aumentado significativamente hace 50.000 o 40.000 años", continúa Aubert. Este dato ha llevado a los expertos a concluir que, por lo que parece, el arte rupestre surgió en un momento similar en dos rincones opuestos de Eurasia: en Europa y en Indonesia, los dos extremos del continente durante la era glacial.

Latest News