Ennio Morricone: Tarantino es un cretino y plagiador

Ennio Morricone llama a Quentin Tarantino un plagiador y un cretino

Tarantino es un cretino y sus películas son basura: Ennio Morricone

Es un director de cine estadounidense.

La pasión de Tarantino por el maestro italiano era de sobra conocida y tal es así que reutilizó algunas de sus melodías en películas como "Kill Bill" (2003), "Inglourious Basterds" (2009) o "Django unchained" (2012) con aquel lírico "Ancora qui".

El compositor italiano Ennio Morricone ha colaborado con Quentin Tarantino en su última película, "Los odiosos ocho", trabajo por el cual se hizo con el Oscar, el primero de su carrera más allá del premio honorífico que la Academia le concedió en 2007.

"Es un cretino. Él simplemente roba ideas de los demás y las mezcla. No hay nada original en eso", dijo Ennio Morricone en la entrevista, que causó gran cantidad de rebotes, tanto en portales como en las redes sociales.

Pero eso no fue todo porque, envalentonado, continuó descargando su descontento con el realizador: "Y tampoco es buen director, así que de ninguna forma es comparable con los auténticos grandes de Hollywood como John Huston, Alfred Hitchcock o Billy Wilder". Ellos fueron geniales, Tarantino simplemente está cocinando cosas viejas.

"No me gustan sus películas, son basura", añadió el creativo, quien está a punto de cumplir 90 años el próximo 10 de noviembre.

Y aunque irónicamente en el pasado Tarantino no sólo ha elogiado el trabajo de Marricone, sino que también trabajó junto con él en la cinta The Hateful Eight (2015) -y con la cual el asunto se vuelve todavía más irónico debido a que Ennio ganó un Oscar por la creación de la BSO de ésta-, tal contribución no parece tener importancia alguna para el compositor, sino que su malestar con el director viene desde tiempo atrás. Por eso, Tarantino ha realizado varios homenajes a la obra de Morricone en muchas de sus cintas, incluyendo canciones del compositor. "No me emocioné por ganar el Oscar". Tuve muchos dolores en la espalda, tanto en el avión como en la ceremonia, así que, como mucho, tenía expresión de complacido porque sabía que pronto podría abandonar ese evento aburrido. "No tengo ningunas ganas de viajar más a los espantosos Estados Unidos, con todas sus pomposidades y esa vergüenza que son los Oscar".

Latest News