Asesor Corte UE: Londres podría dar marcha atrás en Brexit

La primera ministra británica Theresa May. EFE

La primera ministra británica Theresa May. EFE

"La revocación unilateral del Artículo 50 es viable hasta que se concluya el acuerdo de retirada, y siempre que haya sido decidida de conformidad con sus normas constitucionales, se comunique de manera formal al Consejo Europeo y no suponga una práctica abusiva".

Aunque las opiniones del Abogado General no son vinculantes, el tribunal tiende a seguirlas en sus fallos finales.

El abogado de la UE - Manuel Campos Sanchez-Bardona - habló en la Casa de los Comunes, cinco días antes de que comenzara el debate sobre el acuerdo del Brexit propuesto por Theresa May.

Entre sus argumentos, además, señala que, de acuerdo al proceso que marca el artículo 50 del Tratado, el Estado miembro notifica su "intención", no su "decisión" de abandonar la UE, pudiendo variar dicha intención. Esa revocación debería hacerse antes de que se formalicen los acuerdos de salida el próximo 29 de marzo. Dado que la Corte ha decidido tramitar el asunto por la vía de urgencia, la sentencia se conocerá previsiblemente en las próximas semanas.

Antes del debate, el ejecutivo de May enfrenta otro obstáculo con los legisladores por el asesoramiento legal para el acuerdo del Brexit. Las instituciones opinan que reconocer el derecho de un gobierno puede ser un precedente perjudicial y una violación a la esencia del artículo.

Si, contra los pronósticos, el acuerdo se aprueba, Reino Unido abandonaría la UE el 29 de marzo de 2019 en los términos conversados con Bruselas.

Para armar su dictamen, el abogado general ha tenido en cuenta el artículo 68 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, según el cual las notificaciones de retirada de un tratado internacional "pueden ser revocadas en cualquier momento antes de que surtan efecto". "La revocación unilateral sería también una manifestación de la soberanía del Estado saliente, que opta por revertir su decisión inicial", asegura el dictamen.

No existe ninguna seguridad de que el Acuerdo transitorio vaya a obtener el apoyo del Parlamento porque en realidad este Acuerdo ata al Reino Unido a la Unión Europea, a modo de cordón umbilical, manteniendo la alineación con los estándares del Mercado Interior, de la Unión Aduanera, de la Jurisprudencia de la Unión y, por otra parte, en Irlanda esta situación permite que no exista una frontera dura y, por lo tanto, está a la vez dentro y fuera, cosa que los irlandeses aceptan porque ya nunca volverán a permitir que se establezca una frontera entre las dos Irlandas, aunque una siga perteneciendo a Reino Unido y la otra sea un miembro de la Unión Europea.

Eso sí, el abogado sostiene que esa revocación está sujeta a ciertas condiciones y límites. En segundo lugar, debe respetar las normas constitucionales internas. Si, como en el caso del Reino Unido, la aprobación parlamentaria es un requisito previo a la notificación de la intención de retirarse, "es lógico que la revocación de dicha notificación también exija la misma aprobación".

La opinión del procurador general no es el fallo definitivo.

Condicionar la posibilidad de parar el brexit a la adopción de una decisión unánime de los 27 sería "incompatible" con el artículo 50 del Tratado. La opinión del abogado general constituye un importante respaldo a las tesis de los 'remainers' (partidarios de la continuidad en la UE), en vísperas del trascendental debate en Westminster previsto para el próximo día 11.

Latest News