Gobierno y rebeldes yemeníes abren consultas con acuerdo de canje de presos

Los hutíes en Yemen

Los hutíes rechazan condiciones del Gobierno para reabrir el aeropuerto de Saná REUTERS Mohamed al-Sayaghi

'No nos hacemos ninguna ilusión y sabemos que este proceso no será fácil, pero saludamos este primer paso vital y necesario', comentó por su parte el departamento de Estado norteamericano, mientras pedía a los beligerantes que participen 'plena y sinceramente', y que 'cesen todas las hostilidades en curso'.

El jefe de la ONU hizo un llamamiento a las partes para que continúen con la desescalada de Hodeida, la ciudad portuaria controlada por los rebeldes que es un punto de entrada clave para la ayuda humanitaria y los suministros vitales.

El comunicado también recordó a las partes que una solución política negociada a través del diálogo es la única manera de poner fin a los conflictos e intervenir en la crisis humanitaria.

La delegación gubernamental esperó que los representantes rebeldes llegaran el martes por la noche a Estocolmo para despegar el miércoles por la mañana de Riad, indicaron fuentes próximas al poder.

La ronda de contactos se celebra cerca de Rimbo, en un centro de conferencias del castillo de Johannisburg, un amplio dominio situado unos 60 km al norte de Estocolmo.

La delegación gubernamental yemení, de 12 miembros, está encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores Jaled al Yemani, precisó esta fuente.

Los rebeldes hutíes chiitas 'no escatimarán ningún esfuerzo para hacer que vayan bien las negociaciones destinadas a restablecer la paz', aseguró Mohamed Abdelsalam, quien dirige la delegación rebelde, integrada por 12 miembros.

En la mesa de negociaciones deben figurar sobre todo la reapertura del aeropuerto internacional de Saná, el registro de las zonas minadas por los rebeldes, un alto el fuego y la apertura de corredores humanitarios.

Unas negociaciones en Kuwait en 2016 fracasaron tras 108 días de transacciones.

Una de las medidas que favorecieron estos encuentros es la firma de un acuerdo entre el gobierno del presidente Hadi, y los rebeldes, para el intercambio de centenares de prisioneros.

El conflicto fue convirtiéndose poco a poco en una "guerra subsidiaria" entre los rivales regionales saudita e iraní, y arrastró a millones de civiles al exilio y el hambre. "Al menos un cuarto millón de personas apenas sobreviven".

En el conjunto del país hay 18 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, de los que 8,4 millones sufren ya "hambre extrema".

Latest News